Trump de Presidente
SÍGUENOS EN TELEGRAM

Sí, como decimos en el titular de este artículo podría ocurrir que Donald Trump fuera elegido como presidente de los Estados Unidos y que un demócrata, que podría ser Joe Biden, Kamala Harris u otra persona, fuera elegido vicepresidente. ¿Y eso por qué? Pues porque su legislación electoral así lo permite. Nos explicamos.

[No te pierdas los artículos de nuestro colaborador Ludwig Ritter, con toda la información de lo que está ocurriendo en USA]

Si ninguno de los candidatos obtiene una mayoría absoluta de votos en el llamado “colegio electoral”, es decir, si ninguno de los dos candidatos llega a la cifra de 270 votos a día 5 de enero de 2021 entraría en juego lo que se conoce como “elecciones de contingencia”, un procedimiento por el cual el Congreso de los Estados Unidos elige al presidente y el Senado elige al vicepresidente.

Y si uno analiza lo que se está viviendo en algunos estados, con paralización de certificaciones de resultados, con presentación de demandas y la consiguiente apertura de procesos judiciales, podría darse el caso que a fecha 14 de diciembre, que es el día en el que los electores se reúnen en sus respectivos estados para elegir a presidente, ninguno de los dos candidatos obtuviera los 270 votos necesarios, por el hecho de que los electores de algunos estados se abstuvieran, ante la imposibilidad de determinar quién ganó en su estado.

De no lograr ningún candidato los 270 votos se iniciaría el procedimiento de las “elecciones de contingencia”, conforme a lo establecido en el Artículo II, Sección 1, Cláusula 3 de la Constitución norteamericana, proceso por el cual, como hemos dicho, el Congreso de los Estados Unidos elige al presidente y el Senado elige al vicepresidente. Este sistema de “elecciones de contingencia” ya se ha llevado a cabo en varias ocasiones, concretamente en los años 1800, 1824 y 1836.

Por lo tanto el Congreso (Cámara de representantes), con mayoría republicana en este caso porque en esta votación hay un voto por estado, elegiría a Donald Trump como presidente, pues los republicanos “controlan” más estados; mientras que el Senado, con una previsible mayoría demócrata, optaría por un candidato del Partido Demócrata, que podría ser Joe Biden, Kamala Harris u otro, como Michelle Obama, por ejemplo.

La verdad es que estaría divertido. Un ejemplo más de como la legislación norteamericana aplica los contrapoderes del estado.

TODOS LOS PRODUCTOS CON LA BANDERA DE ESPAÑA

3 Comentarios

  1. Me parece que hay una confusión en el artículo y es al revés. En el congreso la mayoría es demócrata y, si siguen los resultados previstos, es en el Senado donde los republicanos son mayoría.

    • Hola Juan, efectivamente había una confusión en la redacción del artículo, puesto que en el Congreso se votaría por estado, cada estado un voto. Muchas gracias por tu comentario.

Comments are closed.