quieran
SÍGUENOS EN TELEGRAM

Aunque en las redes sociales -los grandes medios de comunicación ya no ejercen su función para la que fueron creados- la corriente contra el pensamiento único a favor de la pandemia no deja de crecer, cuando uno sale a la calle, parece ser, al contrario, cada vez te miran peor cuando te saltas, aunque sea un poquito, las nuevas imposiciones. No deja de sorprenderme que gente con abundante historial académico, no ejercite su capacidad científica demostrada para razonar sobre las incoherencias de forma abundante que encontramos en las citadas imposiciones.

Al menos en este tema, han perdido la capacidad para razonar, aceptando, como ejemplo entre muchos, que la obligación de llevar tapabocas, pueda ser contrarrestado por el derecho a fumar.

Ya saben ese dicho tan manido “No hay peor ciego que el que no quiere ver” es por ello, que te puedes cansar de dar argumentos a los adoctrinados, a los acomodados en el sistema, los que prefieren un amo pero que sea bueno, en definitiva, a los que quieren que le dirijan su vida. Eso de pensar, como decía “Torrente” es muy cansado ¡¡Libertad…para que!! Los que llevamos toda la vida defendiendo el liberalismo, cada vez más en deshuso, lo tenemos más fácil a la hora de observar y analizar para sacar conclusiones.

Los liberales, estamos habituados y podemos confrontar hechos y situaciones de hoy mismo. Por ello, vemos como los que hoy nos gobiernan -gente que antes de entrar en política, en la mayoría de los casos, no se les conoce virtud alguna en beneficio de la sociedad y desde su tiempo, su esfuerzo o su dinero  los que demuestran un celo infinito en nuestra protección contra el virus, son los mismos que han tolerado y lo siguen haciendo, que todos los años, mueran cientos de miles de personas por consumo de tabaco y después de haber generado enormes gastos a la sanidad pública. Son los mismos que toleran que se produzcan cifras parecidas de fallecimientos por el consumo de alcohol y que incluso han institucionalizado este acto, las famosas “botellonas” que, además, la juventud lo ve como acto natural de relaciones sociales para su edad. Son los mismos que permiten el abuso del consumo infantil de comida rápida, dando lugar en los últimos años a un crecimiento importante de la obesidad infantil, y también son los mismos que siguen autorizando la venta de vehículos que doblan la velocidad máxima permitida legalmente…

Y ahora me vienen mis conciudadanos de a pie, a mirarme mal, en unos casos, a decirme, en otros, que me tengo que creer a pie juntilla la estrategia que aquellos individuos, nos están imponiendo para defender nuestra salud del virus. Por favor, dejen que yo me cuide, por favor no me quieran tanto.

TODOS LOS PRODUCTOS CON LA BANDERA DE ESPAÑA

COLABORA CON NOSOTROS CON PAYPAL

También te puede interesar...


Artículo anteriorEspañoles, recordad que Bildu está en las instituciones porque el Tribunal Constitucional legalizó a la formación etarra
Artículo siguienteEl alucinante EXPEDIENTE ROYUELA
Faustino
Terminadas mi obligaciones genéticas; lo de cultivar los arboles, garantizar la continuidad de la especie y escribir un libro(este lo tengo escrito aunque no publicado) me dedico a darle voz a todo lo que me descuadra en mi rededor, muy especialmente la falta de justicia en su mas alto concepto. Cuando no lo hago se me aparece mi padre y me recuerda que "nunca se ha escrito nada de ningún cobarde" como apenas puedo dar voz, escribo pequeños textos para intentar suplir "mi afonía" y ademas me esfuerzo intentando que lleguen a la gente. Tengo infinidad de escritos publicados en "círculos menores" He sido pregonero de la Semana Santa de mi ciudad, Tomares. Mi blog personal es Incorrectamente Politico, encabezado por una foto de George Orwell y su mas famosa frase: Periodismo es publicar aquello que alguien no quiere que publiques, todo lo demás son relaciones publicas.