virus
INVIERTA EN CRIPTOMONEDAS Y OBTENGA HASTA UN 12% DE RENTABILIDAD
SÍGUENOS EN TELEGRAM

De toda la vida hemos cogido gripe, nos hemos quedado en casa obligados por la fiebre y si había algún autónomo que no podía, todos, sin que nadie nos lo pidiera, guardábamos con él una distancia que entendíamos como razonable. Los hospitales colapsaban en invierno por la gripe, desde siempre. Nadie tenía que decirte que te lavaras las manos -nos lo habían enseñado de pequeño nuestros padres y quizás en el colegio-  cuando ibas a comer o habías tocado un perro o cualquier cosa que pueda tener gérmenes. La gente sana vivía, trabajaba, se lo pasaba bien el fin de semana, viajaba, los niños iban al cole o a jugar al parque con otros niños, hacían ejercicio y quemaban energía, accion del todo necesaria con esa edad.

Ahora, no tiene porque ser diferente. Que hay virus, siempre los ha habido y los va a haber. Son fundamentales en la naturaleza. Son los responsables de transmitir información entre los seres vivos para que estemos en constante adaptación al medio ambiente. Desgraciadamente, cuando un organismo está débil o muy saturado es posible, que ante la avalancha de nueva información, no sea capaz de adaptarse y conlleve el colapso  del mismo.

Es razonable que si te encuentras mal, vayas  a un hospital, puedes ponerte una mascarilla, o si tienes que atender a un enfermo, o estar en un puesto de trabajo dónde vas a tener que estar muy cerca de tu cliente, un dentista, un médico -no necesariamente-, un peluquero etc.  es lógico que te la pongas, más o menos como siempre. Pero si estas sano y no vas a hacer ninguna actividad que conlleve un riesgo especial, carece de sentido el uso de la misma, que entre otras cosas, contamina el oxigeno que inspiras, aunque en pequeñas dosis pero que tras muchas horas, puede pasarte factura. Situación que se agrava considerablemente si te la pones para hacer  ejercicio al multiplicar el consumo de oxigeno. Con los  niños pequeños es demostración de  la depravación absoluta del  nivel al que ha llegado el colectivo médico, arrodillándose ante la clase política y ante los poderosos que intentan moldear el mundo a su manera y “por nuestro bien”.

Han siso muchos los que han perdido a sus padres desde que empezara el nuevo modelo de vida  y no les han permitido acompañarlos en sus últimos momentos, no les  han podido expresar un mínimo de amor y sobre todo de dignidad que es característica fundamental de la especia humana. No podemos permitir que nos separen de nuestros seres queridos. Donde están esos psicólogos que recomendaban abrazos como la mejor terapia para la sanación de nuestro espíritu.

Abre ya de una vez los ojos porque mañana puede que no tengas para comer. No es el virus quien te va a matar. Como se puede entender  que por sentarse en una terraza de un bar, dejes de tener la obligación de usar mascarilla. Tenemos que razonar y sobre todo, ver menos televisión y preguntarnos, como en los países donde no se guardan medidas de seguridad alguna, tienen menos muertos que nosotros.

MILES DE PRODUCTOS CON LA BANDERA DE ESPAÑA

También te puede interesar...


Artículo anteriorUn abogado de Trump denuncia que la mafia podría estar implicada en el fraude electoral y que tiene un testigo dispuesto a declarar a cambio del perdón
Artículo siguienteEchenique
Faustino
Terminadas mi obligaciones genéticas; lo de cultivar los arboles, garantizar la continuidad de la especie y escribir un libro(este lo tengo escrito aunque no publicado) me dedico a darle voz a todo lo que me descuadra en mi rededor, muy especialmente la falta de justicia en su mas alto concepto. Cuando no lo hago se me aparece mi padre y me recuerda que "nunca se ha escrito nada de ningún cobarde" como apenas puedo dar voz, escribo pequeños textos para intentar suplir "mi afonía" y ademas me esfuerzo intentando que lleguen a la gente. Tengo infinidad de escritos publicados en "círculos menores" He sido pregonero de la Semana Santa de mi ciudad, Tomares. Mi blog personal es Incorrectamente Politico, encabezado por una foto de George Orwell y su mas famosa frase: Periodismo es publicar aquello que alguien no quiere que publiques, todo lo demás son relaciones publicas.