INVIERTA EN CRIPTOMONEDAS Y OBTENGA HASTA UN 12% DE RENTABILIDAD
SÍGUENOS EN TELEGRAM

Voy a intentar enumerar y dar detalles generales de algunos de los sistemas que se están utilizando y, que al parecer ya se han utilizado en anteriores procesos electorales, para influir en las votaciones presidenciales USA 2020.

El primer sistema se puede considerar el más “clásico” y consiste en hacer desaparecer votos de todas las formas posibles, tirando correo en contenedores de basura como seguro que habéis visto en algunos videos, haciendo desaparecer votos por correo provenientes de bases militares por ser supuestamente a favor de Trump, usar otros métodos para localizar áreas geográficas con votantes republicanos y actuar en ellas con estos métodos, o incluso utilizar el código de barras de las primeras series de mail-in ballots enviados a los electores que al parecer tenían una letra D o R según el votante estaba registrado como demócrata o republicano.

[Esto no ha finalizado aún, que no te engañen los manipuladores, lee el comunicado de Donald Trump]

De este modo se hace desaparecer una cantidad de mail-in ballots determinada, la cual puede sencillamente ser eliminada o sustituida por otros mail-in ballots falsificados aprovechando el escaso control del censo que hay en USA. Otros factores que pueden ayudar aquí son los llamados mail-in ballots provisionales, los votantes que reciben el mail-in ballot hoy, lo depositan hoy en correos y van a otro estado a votar de nuevo ya que por ejemplo en ese otro estado no piden identificación a los votantes.

Todos estos sistemas han sido reportados, comprobados e incluso difundidos con videos en redes sociales. Una muestra, si se quiere incluso exageradamente descarada, es este trabajador cargando “delicadamente” votos por correo en un camión cuyo destino seguramente será alguna clase de crematorio, porque muy muy ordenados no se les ve a los votos, no os parece?. Y lo están haciendo a la puerta de una oficina de campaña de Trump como podéis ver en los cristales en el mismo video. Hay miles de estos videos.

Un sistema más “civilizado” pero que no deja de ser ruin y malvado, es el cambio sin previo aviso de las leyes electorales en los estados demócratas (en USA los estados tienen mucha independencia judicial) lo cual ha hecho que en Pensilvania y Carolina del Norte por ejemplo, se puedan aceptar votos por correo “llegados” 3 y 9 días después del 3N. Esto es ilegal según el equipo de campaña de Trump, porque la Constitución establece que las elecciones son EL DIA 3N este año, y no más días después; además ya se dan facilidades más que suficientes para votar porque está permitido en muchos sitios el voto anticipado.

Pero si esto os parece poco, aparece la mano de George Soros financiando las campañas de fiscales progresistas en estados demócratas, lo que ha hecho que esos fiscales no persigan ni a los Antifa y BLM, ni atiendan a las reclamaciones electorales del Partido Republicano. Es un auténtico escándalo que está siendo expuesto por la organización Judicial Watch.

No podemos olvidar los escándalos de compra de votos que han sido desvelados por diversas organizaciones y ciudadanos particulares, en los cuales está claramente implicado el partido demócrata, ya que candidatos como Ilhan Omar, los secretarios de campaña de Biden de varios estados y otros nombres relacionados con el partido han salido a la luz cuando sus casos se han denunciado sobre todo en redes sociales.

La parte tecnológica

Primero la red Hammer, que fue aparentemente creada en tiempos de Obama y que básicamente es una red de superordenadores usada para espiar literalmente cualquier conversación en cualquier medio hablado o digital (teléfonos fijos y móviles, redes sociales, internet en general, etc). Este programa fue cambiado por Obama para que dejara de depender del gobierno y del control legal y pasara a depender de la CIA, la cual teóricamente no puede operar en territorio americano contra los americanos, pero que ha sido usado masivamente para, por ejemplo, espiar a altos mandos militares de la era Obama y depurarlos si no estaban del lado del gobierno, espiar a generales como el general Flynn del que ya os hemos hablado en otros artículos, espiar a la campaña de Trump para provocar los falsos casos de corrupción que han ido siendo desmontados en estos últimos años, y en el caso de las elecciones parece ser que ese sistema puede también implementar ciertos mecanismos de análisis y control en redes sociales de forma que pueda influir positiva o negativamente en determinados candidatos o voces de informadores en general. Ya os hemos hablado con anterioridad de algunos proyectos como “Defeat this info” o “Protect the Results”, que habrían usado esta red con elementos de inteligencia artificial para influir en las elecciones.

El software Scorecard parece ser que puede predecir los condados en los que se necesitan más votos (en este caso favoreciendo a la candidatura de Biden) para ir volcándolos donde vayan haciendo falta a fin de hacer crecer las candidaturas deseadas. Al mismo tiempo se ha informado de ciertos momentos donde las máquinas de votación parecían quedar temporalmente “bloqueadas” tanto en el acto de la votación como en el de transmisión de datos a los medios para su conocimiento público.

El software de votación Dominion, perteneciente a una empresa sospechosamente relacionada con la fundación Clinton y que ayuda a controlar las máquinas de votación de muchos estados.

Atención amigos, porque aquí viene lo bueno. Y es que, aunque los votos reales de los colegios electorales fueran por ejemplo 250.000 para Trump y 235.000 para Biden, la combinación de estos tres sistemas informáticos que os he comentado anteriormente, tiene la habilidad de SIMULAR actualizaciones de software para provocar momentos de “bloqueo” en los que se producen errores de tabulación de datos que asignan votos de Trump a Biden, curiosamente no en el sentido contrario.

Por ese motivo, aunque los votos reales aún estén físicamente en los colegios electorales, a la hora de transmitir esos datos al organismo que se ocupa de publicarlos para el público en general, se han estado literalmente ADULTERANDO los datos para favorecer a Biden, y eso ha ocurrido en hasta 47 condados de Michigan, y también en un número aún no determinado de condados en los estados de Arizona, Georgia, Nevada, Carolina del Norte, Pensilvania, y otros. A ver, no creo que sea una casualidad el hecho de que en todos ellos los votos de Biden hayan subido como la espuma, SOBRE TODO durante la noche.

No es todo lo que se ha denunciado, pero he querido que os hagáis una idea de la inmensa cantidad de votos que se han falseado, del tamaño de la corrupción electoral que hay en estas elecciones americanas, y del tamaño del MILAGRO, porque no se puede llamar de otra manera, que vamos a necesitar para que el Presidente Trump tenga más votos que Biden y consiga ser reelegido. Para terminar bien os diré que había algunas contramedidas en plaza, y al parecer, aunque sea en tribunales, la cosa acabará bien para nuestro candidato favorito. Todos estos sistemas informáticos han sido ya denunciados en público por Sidney Powell como os hemos informado en anteriores artículos.

MILES DE PRODUCTOS CON LA BANDERA DE ESPAÑA COMO MOTIVO