arreglos
SÍGUENOS EN TELEGRAM

Por si fuera poco, lo que tenemos encima, primero hemos recibido el SARS-CoV-2 o lo que es lo mismo el Covid19. No me voy a entrar comunicando lo que es esta pandemia, maldita, cruel y traicionera, metida con control remoto por personajes de una reputación infecta, parecida a este coronavirus. Todos conocemos, más o menos, este “bichito” el cual se nos ha metido con una traición inédita en el ser humano y, además meditado, enchufado, donde este nuevo coronavirus nos está matando.

Se podría hablar mucho, incluso más, pero este preámbulo comentado es solo un prefacio para dictaminar que, por si fuera poco, las “pandemias” que nos están metiendo entre tirios y troyanos. Historia que nos cuenta la guerra de Roma y Cartago el cual duró esta contienda más de un siglo, Lo mismo que esta guerra, han coexistido en este mundo muchas más. todo cuanto nos está pasando y lo que viene detrás, es una guerra.

Los gobiernos van y vienen, unos son malos y otros mucho más malos, donde su mediocridad y vulgares personajes nos están incubando otra pandemia, pero hete aquí que, el actual gobierno, el que tenemos en este tiempo se lleva el primer premio de la deslealtad, y una alevosía de enormes dimensiones, con una deserción que, raya con la traición y una villanía terrorífica, llena  de una ingratitud, donde están dando entre las costuras y pespuntes como si fuese sastres.

Los hilvanes lo está haciendo con remiendos que huelen a marxismo, el traje de sastre los están confeccionando, con hilaturas de independentismo, de comunismo, separatismo e incluso de otras felonías, donde presuntamente, parece ser, de otros movimientos extranjeros

Además, tenemos desde hace mucho tiempo a las puertas, la otra pandemia, la de la inmigración de personas a España, todas ellas del Magreb, principalmente Mauritania y Marruecos, sin olvidar la vecina Nigeria. Y, dejando olvidadas y dormidas en esta ocasión las ciudades de Melilla y Ceuta, por ahora. En estos días donde la calma del mar ha prevalecido estos inmigrantes, por decir algo, han llenado por completo las instalaciones de Arguineguín, en el puerto de Arinaga y Mogán en el Archipiélago Canario.

En esta localidad de Mogán, en su plaza mayor han dormido noches atrás más de 200 inmigrantes en la plaza mayor del pueblo. Y, el “señorito “Grande Marlaska, se ha entretenido en alojar parte de los 17.000 refugiados, perdón, he querido decir inmigrantes, a hoteles y apartamentos que están cerrados por los las astucias y pasarse de listos y por decir algo, las autoridades españolas en esto de la inmigración. Llegando a comunicar la Coordinadora de Podemos en las islas de inhumana y decepcionante, pero… esta magnífica acervo de palabrerías baratas de Podemos en las Isla, posiblemente se las comerán y atragantarán, lo mismo que me ha pasado al que escribe estas líneas.

Cuando son las 6 de la tarde de hoy día 23, he recibido una noticia de ABC, donde dice su enviada especial en Canarias, Laura L. Cano: “Hay en el puerto artesanal de Nuadibú una flota descomunal de 4.500 cayucos desteñidos de salitre y sol listos para zarpar con la proa apuntando al Atlántico, 8.000 si se cuentan los de Nuakchot. Ambos enclaves son los epicentros clásicos de salida de la inmigración clandestina desde Mauritania y puede que hoy mismo al amanecer, en cualquiera de ellos se esté echando en falta uno o dos barcos. Quizás cinco. Diez. Todos robados por las mafias o vendidos bajo cuerda por sus dueños pescadores a 15.000 euros mínimo”

Cuentan, se dice, se rumorea, se susurra que, podrían haber en algunos puertos de salida, tanto del Magreb como de Nigeria , y viendo que el efecto llamada, les está siendo decisivo y el mar está en situación de calma y el Estado  Español  les da hospedaje a tuti tren, comida y supuestamente alguna “paguita” para sus caprichos, estos inmigrantes y las mafias libertadoras han abierto las compuertas y como éramos pocos, parió la abuela. Mientras tanto el Marlaska de turno, y como decía mi abuelo y toda la camarilla, están echando la siesta ahora que la mar está en calma.

Y, por si fuese poco, las comidas, los menús que son enviados por Grande Marlaska necesitan ser calentados en microondas, ¿saben quiénes los calientan ¿pues los policías, los cuales tienen que hacer también de camareros. ¡Qué bueno es el Señor Marlaska! ¿Verdad? El traje que necesita esta España, los están trabajando sastres de pacotilla.

MILES DE PRODUCTOS CON LA BANDERA DE ESPAÑA