pucherazo
INVIERTA EN CRIPTOMONEDAS Y OBTENGA HASTA UN 12% DE RENTABILIDAD
SÍGUENOS EN TELEGRAM

Nos hemos de remontar al año 1960, concretamente a las elecciones que se celebraron el 8 de noviembre, y que enfrentaban al candidato demócrata John F. Kennedy y al candidato republicano Richard Nixon. Y según cuentan las crónicas la victoria de Kennedy ni fue tan clara como muchos pudieran creer, ni tampoco tan limpia. Y es que parece que el partido Demócrata norteamericano es especialista en amaños, en eso del pucherazo. Así lo cuenta un artículo publicado en Libertad Digital que puedes leer en este enlace.

«Las victorias discutibles en Texas, Michigan, Nueva Jersey y Missouri le otorgaron 303 compromisarios, es decir, 34 más de los que necesitaba para ser elegido presidente. Con todo, Illinois fue esencial porque sin sus 27 compromisarios Kennedy sólo hubiera contado con siete más que Nixon y los 26 compromisarios demócratas de Mississippi, Georgia y Alabama que no habían comprometido su voto hubieran podido negárselo por temor a una política aperturista en el área de los derechos civiles. Con la sospecha, nada infundada, de que Kennedy había ganado las elecciones gracias a la acción de la Mafia en ciertos barrios de Chicago, el partido republicano llevó a cabo en Illinois un recuento de los votos que parecía otorgar la victoria a Nixon por 4.500 sufragios de diferencia a su favor. Sin embargo, Daley, el alcalde de Chicago, se negó a llevar a cabo un recuento oficial. Sentaba así un precedente que su hijo volvería a seguir durante las elecciones presidenciales entre el demócrata Al Gore y George Bush jr. varias décadas después. Finalmente, Nixon aceptó las presiones de la Mafia para que reconociera su derrota».

Como ya sabéis Nixon fue elegido presidente entre 1969 y 1974, ¿recibió como pago la presidencia por haber permitido el fraude de Kennedy? Posiblemente.

Os suena, ¿no? Muy parecido al pucherazo que estamos viendo estos días, con la diferencia de que esta vez Donald Trump va a dar batalla y no se va a dejar manipular, porque él, a diferencia de Richard Nixon, ya ha sido presidente y, además, tiene otra forma de ser.

Con esto que queremos decir, pues sencillamente ya hay precedentes de fraude electoral, de engaño en unas elecciones a presidente de los Estados Unidos. Y si los demócratas lo hicieron ya una vez, ¿por qué no lo van a repetir?

Os dejamos con el editorial de César Vidal, en su programa de ayer, en el que desarrolla lo que él ha titulado “la sombra del fraude”…

MÁS DE 80.000 PRODUCTOS CON LA BANDERA DE ESPAÑA