De Trump se puede decir lo que se quiera, pero lo que nadie podrá decir, ni siquiera sus más acérrimos enemigos, es que no sea una persona luchadora y que se rinda ante cualquier adversidad que le surja. Y lo suyo tiene mérito porque es importante recordar que Trump tiene 74 años, es multimillonario y tiene la vida resuelta con lo que podría haber dicho el pasado día 4 de noviembre: ahí os quedáis.

SÍGUENOS EN TELEGRAM

Pero lo que ha sucedido con las elecciones presidenciales de los Estados Unidos es un escándalo mayúsculo, uno de los mayores escándalos que se han producido en cualquier lugar del mundo en los últimos años. Lo que está claro es que Trump va a seguir peleando hasta el final y, o mucho nos equivocamos o al final estamos seguros que alcanzará su objetivo de repetir como Presidente de los Estados Unidos.

[No te pierdas los artículos de nuestro colaborador Ludwig Ritter, con toda la información de lo que está ocurriendo en USA]

Y por si quedaba alguna duda lo repite y lo deja claro todos los días. Hoy mismo lo ha vuelto a hacer y esta vez ha sido retando al candidato demócrata, que no presidente, Joe Biden. Y ha sido bastante claro con el “durmiente Joe”: “Biden solo puede acceder a la Casa Blanca como presidente si puede demostrar que sus ridículos “80.000.000 de votos” no se obtuvieron de manera fraudulenta o ilegal. Cuando vea lo que ha sucedido en Detroit, Atlanta, Filadelfia y Milwaukee, fraude electoral masivo, ¡tiene un gran problema sin solución!”

Y si nosotros fuéramos Biden no nos preocuparía demasiado lo de no ser presidente. Lo que nos preocuparía de verdad es la frase final del tuit puesto que, por lo que parece, el aviso de Trump es bastante serio. ¿Tendrá Biden un futuro vestido con un mono naranja?

MÁS DE 78.000 PRODUCTOS CON LA BANDERA DE ESPAÑA