temor
INVIERTA EN CRIPTOMONEDAS Y OBTENGA HASTA UN 12% DE RENTABILIDAD
SÍGUENOS EN TELEGRAM

Ignoro si lo que a mí me está pasando, es una cuestión personal o, por el contrario, le ocurre a más gente. Me inclino más por esta última opción a la vista de lo que leo y escucho en los pocos medios de comunicación decentes que frecuento y en las tertulias en las que participo. El temor ya se sentía ante la posible llegada al poder del más inepto, plagiador y retorcido personaje que hay en el panorama político mundial. Ese temor se consolidó cuando, detrás de un escenario, estaba tratando de amañar unas elecciones internas del PSOE lo que fue un verdadero escándalo.

Después de esta conducta reprobable, continuó con la moción de censura que presentó contra Rajoy y que ganó porque le apoyaron todos los enemigos de España, incluido el Juez de Prada con una sentencia tan deplorable que ha tenido que rectificarla el Tribunal Supremo. Y la asociación con el marxismo de Iglesias. Tras su llegada a la Moncloa el miedo se acrecienta aún más, aunque ya asociado con el infinito asco que producen sus torticeras actuaciones, antes de la pandemia y en plena pandemia. Este inepto se ha creído que es un dios de la política, aunque actúa como el peor dictador. Se le llena la boca de democracia lo que causa hilaridad y desesperanza en toda Europa.

La última fechoría, a la que colaboraron vergonzosamente 194 diputados, fue cuando toma la decisión de dejarnos en “ropas menores” durante seis meses. Con la cobardía añadida de hacer un desplante a todo el pueblo español, marchándose como un bellaco, sin causa justificada, para no someterse al parlamento que era su obligación. Como digo al principio, este tío nos ha llevado del temor a la repugnancia en pocos meses. Y con él los 194 diputados a que antes me refiero, como compañeros de un viaje repugnante.

¿Qué vendrá después? Me atrevo a vaticinarlo: Miseria económica, desprecios a nuestra lengua y cesión ante los proetarras, separatistas y comunistas.

MILES DE PRODUCTOS CON LA BANDERA DE ESPAÑA COMO MOTIVO