Dentro de los muchos hechos, digamos, curiosos, por llamarlos de alguna forma, que se han producido en las últimas elecciones presidenciales de los Estados Unidos hay un caso realmente extraño. Ese es el caso de Georgia, siendo el Gobernador y el Secretario de Estado miembros del Partido Republicano, al finalizar el teórico recuento de la votación, el Secretario de Estado lo daba por válido añadiendo que el vencedor había sido Biden y el Gobernador pedía la verificación de la firma de los votos.

SÍGUENOS EN TELEGRAM

Pero lo más extraño es que estos dos personajes habían participado en la campaña de Donald Trump, con lo que ha quedado claro que algo ha debido pasar entre bambalinas para que tanto el uno como el otro se pongan, de repente, del lado de los malos y den por buenos unos resultados que tienen pinta de todo menos de lógicos y mucho más si tenemos en cuenta que ha sido un estado que, históricamente, ha tenido voto republicano.

[No te pierdas los artículos de nuestro colaborador Ludwig Ritter, con toda la información de lo que está ocurriendo en USA]

Es evidente que los “malos” tienen mucho poder y dinero por lo que, unas veces por miedo y otras por interés, consiguen cambiar, como por arte de magia, incluso los discursos de miembros del partido de Trump. ¿Recuerdan que ayer decíamos que Sidney Powell había declarado que iban a necesitar la protección de testigos?

El caso es que Powell ha vuelto a conceder otra entrevista, esta vez al programa ‘Newsmax’, y de nuevo ha vuelto a dejar unas declaraciones explosivas en aquel programa. Tengan en cuenta que Powell no es ninguna estúpida y cuando en una ocasión le preguntaron sobre la seguridad que tenía en las acusaciones que iba a realizar ella contestó que estaba su prestigio profesional por delante y no lo iba a poner en riesgo si no estuviera segura de lo que hacía.

Pero volviendo a sus declaraciones en ‘Newsmax’ Powell volvió a ser clara en sus afirmaciones afirmando con respecto a Georgia que pretendía tener la demanda preparada “esta misma semana” y que, aunque no podía dar demasiados detalles, podía avanzar que la demanda iba a ser de “proporciones bíblicas” advirtiendo al gobernador Kemp y el secretario de estado Raffenberger, de Georgia, que este sería el “primer estado que iba a hacer saltar por los aires”. ¡Booom!

MILES DE PRODUCTOS CON LA BANDERA DE ESPAÑA