SIGUE LA JORNADA BURSÁTIL EN DIRECTO
SÍGUENOS EN TELEGRAM

La Administración de Donald Trump, a punto de enfrentarse a su reelección o la pérdida del poder, ha asestado un duro palo al Gobierno de Pedro Sánchez en forma de dictamen que afecta a parte del Ejecutivo español. El Servicio de Ciudadanía e Inmigración de Estados Unidos (USCIS) limitará el acceso a emigrar a la nación norteamericana a militantes del Partido Comunista y otros partidos totalitarios (entre los que está Podemos), por considerar su permanencia en el país como una amenaza para la seguridad nacional.

El USCIS, mediante una guía de políticas emitida por esta agencia del Departamento de Seguridad Nacional de los Estados Unidos, comunicó que esta alerta también alcanza a los miembros del Partido Comunista de “cualquier Estado Extranjero o de cualquier subdivisión política o geográfica en cualquier Estado extranjero”.

Pero Trump quiere ir más allá de estas restricciones y extenderlas a la prohibición a suelo norteamericano a dirigentes políticos internacionales de militancia comunista o reconocida y acreditada afinidad. A estos dirigentes se está estudiando negarle la visa de entrada a los Estados Unidos: España, en el punto de mira.

Según informa Periodista Digital de fuentes diplomáticas, señalados con el dedo quedan varios ministros del Gobierno de Pedro Sánchez, que no podrían entrar “en ningún caso” en los Estados Unidos. Estás dentro de estas restricciones el vicepresidente segundo, Pablo Iglesias; la ministra de Igualdad, Irene Montero y el titular de Universidades (con segunda residencia en USA), Manuel Castells. Estos, aunque no militan oficialmente en el Partido Comunista, han sido considerado así por el Departamento de Inmigración de USA. Esta orden afecta especialmente, por su militancia directa en el comunismo del PCE, al ministro de Consumo, Alberto Garzón.

Esta decisión de calado internacional es parte de una compilación de leyes aprobadas por el Congreso para enfrentar las amenazas a la seguridad de Estados Unidos. Al respecto, se alude en el documento que la membresía o afiliación con el Partido Comunista o cualquier otro partido totalitario es «inconsistente e incompatible» con el «Juramento de Lealtad de Naturalización a los Estados Unidos de América».

«En general, a menos que esté exento, cualquier inmigrante que sea o haya ha sido miembro o afiliado al Partido Comunista o cualquier otro partido totalitario (o subdivisión o afiliada), nacional o extranjera, es inadmisible en los Estados Unidos», trasladan desde el Departemento de Estado.

A la espera de dar por buena la prohibición de personalidades de la política pertenecientes a ideologías y militancia comunista, a decisión emitida desde la USCIS viene a engrosar la lista de acciones que aumentan el distanciamiento entre Estados Unidos con países bolivarianos, con comunistas integrados en su Gobierno (como es el caso de España) o directamente con el régimen autoritario en China.

MÁS DE 77.000 PRODUCTOS CON LA BANDERA DE ESPAÑA

3 Comentarios

  1. Hace falta una limpieza general de narices, y una vez realizada tras el correspondiente conflicto, volver a empezar con una sociedad más limpia y con valores, respeto, educación y cultura, ah, y una buena mili para todos los niñatos y niñatas, tanto puto botellón y tanta mierda por todas partes, qué asco.

  2. Que buen político es Trump.En Europa deberían prohibir el comunismo de una vez por todas,en España es imposible por que mandan los sindicatos sobre todo la UGT,a los que se siguen afiliando mucha gente.Comunistas?no gracias!.

Comments are closed.