SIGUE LA JORNADA BURSÁTIL EN DIRECTO
SÍGUENOS EN TELEGRAM

El pasado viernes, el ministro de Sanidad, Salvador Illa, viajó hasta Valladolid. Y una de las visitas que figuraba en su agenda era para responder a unas preguntas de unos niños de 4ª de la ESO, estudiantes de la Escuela Teresina de Valladolid.

Juan, Martín, David y Jaime participan en un concurso, «Pequeños periodistas», y su tutor, José Ignacio Gago, ha luchado durante semanas para que sus alumnos se viesen cara a cara con una de las figuras más relevantes del momento. Y consiguieron sentarse, de forma presencial, junto a Salvador Illa para ver lo que contestaba el ministro a sus preguntas.

Y estamos seguros que el ministro no se esperaba una de las preguntas que se encontró ya que ningún periodista del sistema se ha atrevido a hacérsela en ninguna de las múltiples ruedas de prensa que ha ofrecido en los últimos meses. La pregunta era la siguiente:¿Cómo afronta liderar el Ministerio de Sanidad siendo filósofo?

La respuesta de Illa, que seguro no se esperaba una pregunta así, fue también para enmarcar, pero en un marco de respuestas desastrosas a las que tan acostumbrados nos tiene este ministro: “Estudié en su momento Filosofía y desde muy pronto me dediqué al ámbito de la gestión pública y de la política”, añadió que en política siempre había aceptado “diferentes responsabilidades” y aquí viene lo mejor, cuando responde por la labor que está realizando al frente del ministerio: “Lo desempeño lo mejor que puedo y sé”.

Con más de sesenta mil muertos a sus espaldas ya lo responde él mismo, ni puede, ni sabe. Y ahí sigue el tipo sin mover el trasero de la poltrona, sin ser capaz de asumir sus responsabilidades y continuando con su destrozo. Es lo normal, en el mercado laboral privado no llegaría a nada, excepto si acuden en su ayuda las famosas puertas giratorias.

MÁS DE 75.000 PRODUCTOS CON LA BANDERA DE ESPAÑA

1 Comentario

  1. Pubtualizo… estudió filosofía y letras…no ejerció en ningún ámbito… así pues…¿Cómo puede llevar un ministerio de sanidad sin ser ni epidemiológico, ni científico ni tan siquiera sabe q la medicina es algo más q una bata blanca o un gorrito verde?… Ayyyy, ¡Qué penita! ¡Grande el alumno!

Comments are closed.