redes sociales
SIGUE LA JORNADA BURSÁTIL EN DIRECTO
SÍGUENOS EN TELEGRAM

Todos conocemos y muchos usamos Facebook, Twitter, YouTube, Google, Instagram y Spotify. Estas grandes compañías de comunicación social han estado casi desde su fundación de parte del globalismo, básicamente por el control del que son capaces si se explotan adecuadamente. Tomemos por ejemplo Facebook, una compañía que podría haber sido ideada por el inocente estudiante de colegio mayor que quería que todos sus compañeros pudieran chatear y saber cosas de los otros, pero que con el tiempo, para poder crecer y desarrollarse tecnológicamente, parece que recibió ayuda , entre otros, del programa DARPA (tecnología militar informática), muy probablemente porque vieron su potencial para el control de masas.

Al principio todo parecía funcionar bien, transparentemente, y con cada vez más prestaciones, pero al menos yo recuerdo que sobre 2008-2010 ya había mucha gente preocupada por la cantidad de datos que posteábamos on-line y cómo había -malas- personas que podían utilizar esa información para robar en nuestra casa si habíamos dicho que estábamos de vacaciones, por ejemplo. Nadie imaginaba el nivel de control que podrían tener sobre nosotros.

Siguiendo esta experiencia en nuestra querida patria española, sobre 2016-2016, cuando el panorama político empezaba a estar más revuelto, empezamos a notar ciertos niveles de -censura-, aunque no era algo muy exagerado, sino más bien lógico, era como que te bloqueaban si posteabas temas ilegales o algunos tipos determinados de fotografías o videos, peo no era algo fuera de lo que podría decirse normal o esperable, pero a medida que la agenda social avanzaba en nuestro país, las libertades para postear y usar las redes sociales se iba reduciendo, hasta que nos hemos visto totalmente apabullados durante este último año, donde te censuran sin motivo en Facebook o Twitter, te retiran o desmonetizan tus videos en YouTube, las búsquedas en Google te muestran primero los resultados que a ellos les convienen, y lo mismo en Instagram o incluso Spotify, donde por ejemplo, el podcaster Joe Rogan firmó un contrato de exclusividad por más de 100 millones de dólares y los mismos empleados de la compañía están atacando su contenido porque no es globalista.

Hemos llegado a un extremo donde ya no les importa el negocio, tienen tanto dinero que les dan igual 100 millones más o menos con tal de seguir respetando su agenda globalista, y, por si no te has dado cuenta, pueden subir y bajar los nombres de una empresa en el orden de lista de los resultados de Google, pueden borrar o bloquear posts de determinadas empresas, grupos, o incluso religiones o ideologías, se han dado cuenta de que, usadas apropiadamente, pueden controlar el mundo, aunque suene exagerado.

En los últimos 1-2 años se han empezado a poner de moda las llamadas compañías de fact-check, que se supone que son las encargadas de comprobar la veracidad de las noticias o contenidos, pero que todos sabemos que apoyan descaradamente la agenda globalista perseguida por la compañía; no se dedican a comprobar la fuente o la noticia, sino que, si no es de su agrado, simplemente la eliminan, y muchas veces te imponen restricciones temporales e incluso la cancelación definitiva de tu cuenta, con la pérdida de todo el material que tenías allí depositado.

Para cerrar más el círculo, y si no has visto el documental -The Social Dilemma- en Netflix, deberías de echarle un ojo, ahora han añadido más -protecciones- les llaman ellos, para evitar temas de abusos, pornografía infantil y demás, lo que es sólo una excusa para imponer más controles en los que apoyarse para retirar contenidos de la página principal de YouTube, por ejemplo, y -empujar- contenidos más abajo en la lista de favoritos, lo cual ya en USA está arruinando a muchos creadores de contenido, pero… ESO NO ES TODO, por desgracia.

Lo realmente malo es el siguiente paso, que ya está funcionando en pruebas, y es llamado por Allum Bokhari, el autor del libro “#DELETED” -Machine Learning Furnace-, que, aunque no se puede traducir literalmente al castellano, viene a ser un experimento con Inteligencia Artificial para hacer más rápido el proceso de control de contenidos, eliminar en lo posible la componente humana, y, lo más importante, RECORDAR los datos y tendencias de cada canal (si por ejemplo nos fijamos en YouTube), lo que hace que unos canales, por ejemplo, reciban más strikes que otros dependiendo de su historia de streaming. Este BICHO, porque obviamente no es humano, sino un avanzado programa de inteligencia artificial utilizado de forma similar por el grupo Defeat Disinfo contra todos los contenidos conservadores, incluso los del presidente Trump, se dedica a borrar contenido, censurar contenido y además APRENDE, así que una vez que te pilla por banda, (¿quién de nosotros no ha tenido todavía un strike?), ya no se olvida. Además, al ser un algoritmo, se puede programar en cuanto a dureza, tiempo, frases, contenidos, etc, y obviamente está presente en todo el mundo, porque -vive- en los servidores de las compañías de redes sociales.

En conclusión, amigos, el MACHINE LEARNING FURNACE es el nuevo BICHO de las redes sociales, está vivo y registrado en Silicon Valley, lo cual le hace inmune a las leyes de otros países, sencillamente contestan que ha sido un error del MLF y que tratarán de evitarlo, pero NO lo harán, porque esta es su política, callar al mundo para implantar el globalismo en redes.

¿Se puede luchar contra él?, por supuesto, regulando contenidos, evitando frases y palabras, pero también, y como elemento de respaldo, millones de patriotas americanos usan RUMBLE.COM (similar a YouTube), la plataforma RUMBLE.COM es patriota y totalmente anticensura. La plataforma PARLER es un auténtico Twitter y también patriota y anticensura. Si tienes un canal con cientos de miles de seguidores, sólo tienes que subir tus videos a una plataforma de este tipo, publicitarla y crear una base de seguidores ahí también, porque, créeme, el MLF o bicho digital, viene por nosotros y no le importan las leyes ni las multas.

Hay una posibilidad todavía que es la -section 230- americana, una ley que posiblemente se va a reformar para clasificar a las redes sociales como editores de contenido, lo cual les dejará más expuestos a demandas y les podría hacer cambiar, pero si no puedes arriesgarte a esperar, publicita y usa las nuevas plataformas patriotas además de las que todos ya conocemos. PARLER es ya casi mejor que Twitter, RUMBLE.COM permite también monetizar tus videos independientemente del contenido, LBRY es una plataforma en castellano que te paga por tus contenidos en criptomonedas, PILLED.NET es una plataforma tipo YouTube en la que puedes emitir directos, monetizarlos, y ahora están empezando a implementar los superchats.

¿Quedarte en YouTube?, SI, pero con respaldo, ese es mi consejo. Yo uso Parler y Rumble.com y hay ya millones de usuarios en esas plataformas, de hecho, uno de los recientes accionistas de Rumble.com y Parler es Dan Bongino, un patriota americano comprometido con la libertad.

MÁS DE 78.000 PRODUCTOS CON LA BANDERA DE ESPAÑA