SIGUE LA JORNADA BURSÁTIL EN DIRECTO
SÍGUENOS EN TELEGRAM

Empezaré por decir que soy cristiano (creo en Jesucristo, Hijo de Dios y Salvador del mundo) y respeto a la iglesia católica por infinidad de cosas que hace bien, sobre todo mediante proyectos de ayuda a los desfavorecidos. También tengo que decir que nací y fui educado en una familia católica y no tengo sino alabanzas para todas las enseñanzas que mis padres y familiares me han transmitido desde que tengo memoria, y para terminar este párrafo diré que la foto más preciada de mi colección es la del Papa Juan Pablo II besándome en la frente en una audiencia con 5.000 jóvenes españoles en Roma.

Dicho esto, y desde el máximo respeto a las creencias de todos aquellos católicos que me puedan leer, tengo que decir que no he podido resistirme a la necesidad de escribir unas líneas acerca de la última encíclica del Papa Francisco -Tutti Fratelli- y de cómo esta encíclica no hace otra cosa más que persistir en los errores que considero que la Iglesia Católica ha cometido a lo largo de su historia, siendo el principal de ellos el de -susurrar- en el oído de los poderosos de turno para intentar conseguir una posición predominante aparte de tratar de imponer la fe católica -a la fuerza- como ha ocurrido históricamente, cuando de todos es sabido que la conciencia humana, nuestro pensamiento, nuestras creencias y devociones son lo más íntimo de nuestro ser y no debe ni puede ser forzado. Nuestras creencias están basadas en la experiencia con el Señor, y no en la imposición. La Biblia habla mucho sobre la libertad, pero si tuviera que dar un único ejemplo, iría a Gálatas 5:13, donde se dice -… porque, hermanos, habéis sido llamados a la libertad …-.

La referencia para este artículo y varias declaraciones están tomadas de CesarVidal.com, cristiano, historiador, escritor y comunicador español residente en Miami al que os aconsejo seguir por redes sociales.

César Vidal pone el ejemplo de Enrique III, emperador alemán que consiguió hacer nombrar hasta 4 Papas durante su tiempo en la corona, siendo los dos primeros de ellos envenenados, por lo que no tuvieron tiempo de ejercer influencia en la Iglesia Católica, pero, el tercero, Leon IX estuvo ya 5 años, siendo su influencia desastrosa la que provocó la ruptura de las iglesias orientales con Roma, ya que consideraban las pretensiones del Papa como intolerables. El cuarto Papa nombrado por Enrique III fue Victor II, que estuvo 2 años, y no pudo nombrar más papas porque literalmente, Enrique III murió meses antes que Victor II. Esta muestra nos da uno de los múltiples ejemplos en los que los poderes terrenales han influido en la elección de los Papas.

Dicho esto, vamos con algunos datos de la encíclica -Tutti Fratelli-, una encíclica que fue presentada el 3 de Octubre de 2020 frente a la tumba de San Francisco de Asís. Lo primero a destacar es que ha sido elogiada por muchas logias masónicas, incluida la Gran Logia Masónica Española, y por algunos personajes políticos como nuestro -querido- presidente Pedro Sánchez, que felicita al Papa por criticar al populismo y el neoliberalismo en su encíclica. El Papa hace referencia en gran parte de su encíclica a una reunión que celebró con su -amigo- el imán Ahmed Al Tayeb, musulmán sunita, citando por ejemplo, que la fraternidad y la amistad -social- han estado siempre entre sus preocupaciones. Habla el Papa de soñar una humanidad como hijos de esta misma tierra que nos cobija a todos, cada uno con la riqueza de su fé o sus convicciones, cada uno con su propia voz, pero todos hermanos. A mí me suena un poco raro es de hijos de la tierra, ¿no os parece?¿Habéis escuchado hablar de la Pacha Mama en Sudamérica? Pero, sigamos ….

Se lamenta el Papa de que la OEA y la UE hayan fracasado y arremete contra los deseos de defensa de la nación individual a la vez que pretende que las voces de los globalistas y defensores del medio ambiente son acalladas o ridiculizadas. Yo no entiendo esta parte, sinceramente, ¿no se ha dado cuenta el Papa Francisco de que vivimos en un mundo totalmente controlado por las políticas y voces globalistas y ambientalistas?. Presenta el Papa la libertad individual como una amenaza para la conciencia histórica, dice que la reducción de costos laborales aumenta el desempleo, está en contra de las normas eficaces para el crecimiento, niega los avances en el respeto a los derechos humanos, dice incluso que estamos lejos de reflejar que las mujeres tienen la misma dignidad y derechos que los hombres. ¿Se puede estar más de acuerdo con, por ejemplo, los socialistas y podemitas de nuestro país? Y eso por no decir nada del movimiento globalista en general.

Critica el Papa la existencia de muros en el corazón y entre países, lo que dice que evita encuentros con otras culturas y personas, hace referencia a que el COVID ha despertado una consciencia mundial y ataca la libertad de mercado, hablando de que el daño causado por el hombre a la naturaleza, termina volviéndose contra nosotros. Se manifiesta totalmente contrario al control de inmigración y rechaza la idea de que países con éxito sean tomados como modelo. Aquí quiero haceros una pregunta, ¿cuántos países mayoritariamente católicos podéis ver en las listas de los más desarrollados del mundo? Y no me vale la respuesta de que el desarrollo es malo o anticristiano, porque sabéis que USA es apabullantemente cristiana pero con casi el triple de cristianos protestantes que católicos. Sólo lo dejo encima de la mesa para reflexión.

El Papa apoya la política de desaparición de fronteras, se manifiesta en contra del libre mercado y hace una -particular- interpretación de la parábola del samaritano cuando dice que debería de entenderse como una orden de aceptar a todos los inmigrantes ilegales. Carga el Papa contra el individualismo, tiene una postura tendente a ser enemigo de la propiedad privada cuando, por ejemplo, cita que si alguien no tiene bastante para vivir es porque otro se lo queda. Termina diciendo que la tradición católica nunca admitió como absoluto e intocable el derecho a la propiedad privada. No tengo palabras para esto, la verdad.

El Papa Francisco apoya definitivamente el avance de una autoridad mundial y no aprueba el libre mercado. Arremete contra populistas y neoliberales, pero, ojo, NO DICE NADA EN CONTRA DEL SOCIALISMO O EL COMUNISMO. Aboga por el desarrollo solidario de los pueblos bajo el mando de entidades supranacionales y pide reformas en las finanzas internacionales de forma que la política no esté sometida a la economía. En esta nueva cultura que propone dice que los medios de comunicación tienen que jugar un papel muy importante. El acercamiento al concepto de paz se apoya en la memoria histórica. Dice que las religiones están al servicio de la fraternidad en el mundo y que no invitan a la violencia (pero no dice nada del Islam en ese aspecto). Insiste el Papa en que todos los humanos somos hermanos (lo cual choca frontalmente con el Nuevo Testamento, donde hermanos son SOLO los que se declaran hijos de Dios).

Todas estas declaraciones en su encíclica demuestran el extremo apoyo del Papa Francisco a las teorías globalistas en cuanto a inmigración, pretendida desigualdad entre hombre y mujer, economía, calentamiento global, etc. Se cita mucho más a sí mismo y a sus propios escritos que a las palabras de Jesús en el Evangelio, alaba a sus amigos musulmanes y demuestra su tremenda falta de conocimiento teológico con interpretaciones disparatadas como la de la parábola del buen samaritano. Opta por los teólogos que apoyan tesis socialistas abiertamente. Tal y como afirma César Vidal, no se puede negar que el Papa Juan Pablo II tenía unos conocimientos -digamos limitados- de teología cristiana, pero al menos estuvo siempre cerca del cardenal Ratzinger para acometer las correcciones necesarias en sus encíclicas. Según César Vidal, desde Juan XXIII los Papas han apostado por un poder supranacional, pero el Papa Francisco está definitivamente en otro nivel en su apoyo al globalismo, desprecia el papel de la economía, ataca el libre mercado, no critica a socialistas y comunistas y tiene una clarísimo acercamiento a la dictaduras comunistas de China y Sudamérica. ¿Os habéis dado cuenta, amigos, que son los mismos objetivos del globalismo? Una y otra vez, cada cosa que dice, cada palabra que escribe, parece apoyar al globalismo. ¿Os preguntáis por qué?.

César Vidal, valiente pero serio, documentado y profundo conocedor de la historia, llega a decir que los planes del Vaticano podrían estar en línea con las pretensiones islámicas de entregar Europa al Islam justificando las políticas de puertas abiertas, para a la vez -compensar- con una invasión masiva de los Estados Unidos de America por católicos de Sudamérica. A esto es a lo que yo llamo jugar al ajedrez, ¿no os parece?.

Claramente, la cabeza de la Iglesia Católica busca -susurrar- al oído de los poderosos para conseguir el puesto preferente en cuanto a religión en el mundo, pero, fijaos, habla de que no se han desarrollado igual los derechos de hombre y mujeres cuando ya sabemos que las mujeres no pueden ser sacerdotes católicos, está básicamente en contra de la propiedad privada cuando la Iglesia Católica es una de las entidades más ricas del mundo, si no la que más, y no se le ocurre poner los bienes de la Iglesia a disposición de los más desfavorecidos, habla de derribar muros y fronteras, pero no derriba el muro alrededor del Vaticano para dejar pasar a miles de inmigrantes ilegales que puedan vivir allí mejor.

Es de una hipocresía terrible el mensaje de esta encíclica, NO es un mensaje de esperanza y de amor sino un CLARO y DESCARADO acercamiento al globalismo para que los poderosos favorezcan a la Iglesia Católica. 

Dice César Vidal en una de sus editoriales, que nos espera un negro futuro si gana el globalismo, y, en cuanto al Papado, los resultados han sido siempre desastrosos cuando se ha -acostado- con los poderosos, según pudimos ver al principio con el emperador que nombró 4 Papas.

Desde el respeto a Dios, el Evangelio de Jesucristo y la Iglesia en general, os dejo estas notas aquí para vuestra reflexión.

MÁS DE 78.000 PRODUCTOS CON LA BANDERA DE ESPAÑA

2 Comentarios

  1. Respeto su opinion pero no la comparto.
    La procedencia , su educación, la election por la Orden de los Jesuita la ideologia neocomunistas de Francisco ya dicta su comportamiento y su arribismo.
    Lo del globalismo solo es una novedosa y vacía de todo soporte intelectual.
    El unico interes de los globalistas es economico de tal manera que como ya demostro Soros ,el judio, con la libra esterlina es un principio globalista la ruina como paso previo a la especulación económica y la adquisición mas barata de bienes ,eso acompañada de un papa comunista y florero de Soros y otras personalidades ocultas.

  2. Papa de la Iglesia Católica?,ya su forma de ser elegido ha sido irregular,muchos le tratan de Antipapa.Otra cuestión es la de Bergoglio que tuvo denuncias de abusos sexuales a menores en Argentina antes de ser extrañamente elegido,y no es más bien un líder de los Jesuitas y sus sectas y logias?.En cuanto a Presidente del Vaticano,que decir de los escándalos del Banco Vaticano,o como puede dirigir la Iglesia y aceptar el oro de Nicolás Maduro un narcodictador con tintes de genocida…Papá,Católico?.Es el jefe de la Orden Mundial jesuita y las líneas de Sangre Iluminatis,que promueven el Crimen Sollicitationas que encubre los abusos a menores y los crímenes del 9° círculo satánico,ejerciendo poder sobre los Caballeros Teutónicos y los de Malta,todos de nobleza negras:el Borgo Santo Spirit,una hermandad saturnina de 13 linajes reales.Y su Salón de Audiencia Pablo VI en forma de víbora,qué tipo de interpretación es de la Religión Católica?.Es un Antipapa comunista.

Comments are closed.