Nathan Mayer Rothschild
SIGUE LA JORNADA BURSÁTIL EN DIRECTO
SÍGUENOS EN TELEGRAM

Vamos a viajar en el tiempo al año de 1815, en Londres, a conocer a un personaje llamado Nathan Mayer Rothschild, la segunda generación de una familia de banqueros germano-judíos cuya suerte cambió ese año gracias al engaño.

Ese año fue la batalla de Waterloo entre Napoleón y una coalición de varios países, entre ellos el Reino Unido y Holanda. El señor Rothschild, consciente de que el resultado de la guerra podría influir mucho en los valores de la Bolsa Inglesa, donde él operaba habitualmente, montó una red de vigilancia e información para saber el resultado de la batalla de Waterloo lo antes posible, y, tras conocer por su avanzadilla de información (tened en cuenta que Waterloo está en Bélgica y hay que navegar para llegar a Londres) que Napoleón había perdido, parece ser que se sentó en su rincón habitual de la Bolsa de Londres y comenzó a vender grandes paquetes de acciones sin decir el motivo, pero dando a entender que Napoleón había ganado la batalla, lo que provocó que muchos valores bajaran considerablemente de precio aquel día.

Al día siguiente, antes de que la información real de que Napoleón había perdido llegara por los cauces habituales, Rothschild comenzó a comprar ingentes cantidades de acciones de compañías que habían bajado terriblemente de precio el día anterior, acciones que volvieron a subir debido a su compra masiva por parte de Rothschild, pero también, y, sobre todo, porque la noticia de que Napoleón había perdido hizo subir de nuevo la confianza en los mercados. En realidad, Rothschild no dijo en público ni anunció ninguna mentira acerca de la batalla de Waterloo, sino que se limitó a vender acciones que encaminaron a los otros inversores a pensar que eso había ocurrido, pero esa artimaña que desde luego no se puede considerar honesta, le valió pasar de ser simplemente rico a convertirse en multimillonario, estimándose que en un sólo día su fortuna aumentó en más de un 20%. Unos 20 años más tarde, cuando murió, se estima que su fortuna era de más de 0.6% del PIB inglés.

Os cuento esto para intentar transmitiros la idea del globalismo, de cómo funciona, de qué quiere y de cómo lo pretende conseguir. Podemos decir que el -movimiento- globalista no es más que un ansia de poder, dinero e influencias que se consiguen principalmente con el engaño y sin importar en absoluto las consecuencias que puedan tener sus acciones. Yo diría que hay algo de diabólico incluso, porque si dividimos el mundo en los famosos bloques duales del bien y el mal, o el Yin y el Yan, el cielo o el infierno, Dios y el diablo, no hay ninguna duda de la parte en la que yo situaría al globalismo.

Una vez que tenemos algo de idea de cómo se empezó a forjar la fortuna de uno de los mayores banqueros mundiales de hoy en día, vamos a seguir buscando una justificación para lo que está pasando. Mirad, el tal Nathan, ya que no quiero llamarle señor Nathan, era muy rico, pero quería más, mucho más y no dudó en buscar los medios, cualquiera que fueran estos, para aumentar su riqueza. Pues lo mismo ocurre hoy día y vamos a empezar en los años 70 del siglo XX, más concretamente en la época del presidente Nixon. Aunque como introducción os diré que, desde que existen los bancos, los gobiernos han pedido dinero a los bancos para desarrollar sus proyectos, y que dado que las grandes familias adineradas tenían esos bancos, el sistema se ha terminado convirtiendo en un conjunto de grandes corporaciones bancarias PRIVADAS de las que son dueñas varias familias muy ricas, como los descendientes de este Rothschild que os he presentado hoy, los Rockefeller y otras muchas familias adineradas, como la de la mismísima Reina de Inglaterra. También quiero comentar por encima el hecho de que desde que se inventó el dinero las monedas o billetes eran la contraparte de algún valor, normalmente oro, plata, o acciones de empresas, básicamente, el dinero siempre ha estado respaldado por un valor equivalente que podía cubrir el valor del dinero emitido.

Nixon y Kissinger

Vamos pues a la época de Nixon y su secretario Kissinger. Resulta que los banqueros, a los que vamos a llamar banqueros centrales, no podían ganar más dinero del que ya poseían porque la cantidad de dinero siempre dependía de cuánto oro había, así que básicamente había un tope en la cantidad de dinero que podían ganar y tener, pero estáis en lo correcto si pensáis que buscaron la forma de ganar más dinero y básicamente es una idea genial. Y es que si no tienes oro suficiente para imprimir más dinero, te buscas un excusa para imprimir dinero sin necesitar oro y eso es exactamente lo que hicieron. Durante la presidencia de Nixon, los bancos centrales empezaron a extender la idea de que no era seguro depender del oro porque había posibilidad de especulación en el precio del oro y, con su inmensa influencia, ayudada por el gobierno de Nixon, decidieron que nos teníamos que salir del patrón oro para pasar al patrón de la moneda FIAT, que dicho así a lo rápido consiste en que, basado en la confianza que se tiene en los grandes bancos, se autoriza a éstos a imprimir una cantidad de dinero aunque no tengan activos suficientes para cubrir el valor del dinero imprimido. Con el tiempo, la cosa ha llegado a un límite en que un banco central puede emitir 1.000 millones de dólares o de euros, teniendo sólo reservas por valor de un porcentaje de esos 1.000 millones que, dependiendo de los países y bancos, puede ser de sólo 100 millones. ¿Os dais cuenta?, en muchos casos, más del 60% del dinero en circulación es falso, es decir, no tiene valor que lo respalde y en algunas latitudes esa cantidad puede llegar al 90%. Literalmente es dinero falso, sin valor de respaldo, pero que utilizamos todos cada día.

Aquí llegamos a dos problemas, uno sería buscar un respaldo para esa cantidad tan exagerada de dinero falso circulante y otro problema es buscar algo en lo que gastarlo. El primer problema se resuelve muy sencillamente, Kissinger estableció el petrodólar como un medio de respaldar la inmensa cantidad de dinero circulante sin respaldo, lo cual era genial, porque a la vez que conseguía respaldar su economía en algo palpable. Aunque fueran futuras producciones de petróleo, ocasionó que todos los países utilizaran el petrodólar para pagar por el petróleo y, con el tiempo, para pagar por casi todo, circunstancia ésta que nos llevaría al tema ya tratado en otros artículos de que USA básicamente vendía protección a otros países a cambio de que usaran el petrodólar. protección que, básicamente, ha tenido la culpa de la mayoría de las guerras en las que USA ha estado metida en estos últimos 50 años, pero de eso hablaremos en otro artículo.
El segundo problema que era tener algo para gastar el dinero se ha solucionado creando nuevas necesidades, como calentamiento global, energía verde, leyes de género, aborto, eutanasia, derechos de todo tipo, ecologistas de todo tipo, etc, etc.

El sistema es sencillo, yo, banco central, te presto el dinero a ti que eres un país que tiene necesidades económicas pero tu tienes que implementar políticas verdes para las que no tienes dinero suficiente, pero no pasa nada, porque yo también te lo presto. Pero mira, ahora vamos a empezar con el aborto y sigue y sigue y sigue el tema como el anuncio del conejito de Duracell, ya sabéis. Así es que el ansia de tener más dinero conduce a pasar al sistema FIAT, con lo que se produce más dinero del que se puede gastar. Y esto provoca que se inventen nuevas necesidades para las cuales los bancos centrales siempre tienen la solución sencilla de APRETAR UN BOTON e imprimir el dinero que necesiten DE LA NADA, sin respaldo.

Sin entrar en detalles que veremos en otros artículos del globalismo, el sistema ha colapsado, directamente, así es que los globalistas necesitan un EVENTO para justificar el colapso económico mundial y provocar un RESETEO que les permita empezar de nuevo para ganar más control e influencia.

Os voy a traducir la palabra RESETEO: algo que se producirá en Davos 2021 y que los globalistas tratarán de llevar a cabo para establecer un sistema financiero mundial diferente del actual, el cual, lejos de ser mejor para la humanidad como nos querrán vender, será aún más peligroso y controlador para todos nosotros, así como también anulará más aún la soberanía de los países para que dependan aún más de los organismos supranacionales dominados por los globalistas.

Grupo de Visegrado

Ahora os voy a traducir la palabra EVENTO: situación, en este caso provocada, para producir unos efectos. Algunos que todos hemos vivido y que han sido provocados por los bancos centrales, son, la crisis de 2008 de las hipotecas basura, el SARS y H1N1, que son epidemias que no llegaron a funcionar. Pero, después de cambiar en 2009 la definición de pandemia en la OMS, tenemos a nuestro último evento ganador, el COVID19, inventado por laboratorios financiados por elementos del deep state americano de la era Obama en laboratorios chinos porque se prohibió investigar con armas biológicas en USA, y ahora usado por China para destrozar la economía mundial y convertirse en primera potencia económica mundial. También UTILIZADA por la agenda globalista para provocar el cierre de las economías de casi todos los países del mundo y provocar su gran RESETEO mencionado antes.

¿Estáis preocupados?, yo también lo estoy, y lo peor es que lo único que podemos hacer es votar a Trump o desear que gane, echar al gobierno socialista y empezar a apoyar a partidos como VOX que sean concurrentes con las ideologías de otros países como Rusia, Australia, Japón, India, Brasil, Hungría, USA si gana Trump, Polonia, y otros países europeos dentro del llamado Grupo de Visegrado. Bueno, otra cosa que podemos hacer es rezar todo lo que sepamos para que tanto Trump, como los países mencionados anteriormente, vayan derrotando al globalismo poco a poco.

Siento ser tan pesimista, o ¿debería decir realista?

MÁS DE 75.000 PRODUCTOS CON LA BANDERA DE ESPAÑA