SIGUE LA JORNADA BURSÁTIL EN DIRECTO
SÍGUENOS EN TELEGRAM

Lo del servilismo de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado con el poder cumpliendo órdenes injustas y persiguiendo al ciudadano de manera obsesiva ya está pasando de castaño a oscuro. Que tengan cuidado los agentes que pretenden ir de listos por la vida y amedrentando al personal porque se pueden llevar una denuncia por prevariación que les puede salir muy cara, mucho más que si no cumplieran órdenes injustas e ilegales como están haciendo muchos de ellos.

Atentos a esto que denuncia una usuaria de Twitter. Su hija se está comiendo una gamba, suponemos que en un bar y lógicamente, porque no conocemos otra forma de comer o beber que hacerlo por la boca, se baja la mascarilla para hacerlo. Pero parece ser que le vio algún agente de esos que se dedican a perseguir a quien sabe que no le va a rechistar y no a peligrosos delincuentes. ¿Y que hizo el agente “Schwarzenegger”? Pues multar con 100 euros a la chica por comerse la gamba con la mascarilla bajada. ¿Les parece a ustedes normal todo esto? ¿Les parece a ustedes normal, señores policías?

El chasco y la decepción que nos estamos llevando con muchos agentes de Policía, a los que siempre hemos defendido, no puede ser más grande. Deberían saber, creemos que no sería necesario tener que explicárselo, que si cumplen órdenes injustas e ilegales quienes pueden sufrir las consecuencias legales en caso de que el denunciado decida acudir a los tribunales son ellos.

Mientras tanto que sigan haciendo el tonto y poniéndose en contra de la sociedad y a favor de esta dictadura que estamos sufriendo, que los perjudicados van a ser también ellos como ciudadanos que son. Desde aquí seguiremos defendiéndoles cuando se cometan injusticias contra ellos, pero también seguiremos denunciándoles cuando sean ellos los que cometan las injusticias contra gente honrada que pretende hacer una vida normal. ¡Ya está bien!

MÁS DE 75.000 PRODUCTOS CON LA BANDERA DE ESPAÑA