pasado
SIGUE LA JORNADA BURSÁTIL EN DIRECTO
SÍGUENOS EN TELEGRAM

Desgraciadamente, los hechos son tozudos, y la situación actual no hace sino reiterar -pero a peor- lo que desde hace tiempo venimos predicando en saco roto, algunos que pensábamos que podía quedar algo bueno en los cerebros de los que nos dirigen -y todavía lo creemos, aunque cada vez somos menos los esperanzados y a menos candidatos a los que concedemos el beneficio de la duda-. Esto me ha llevado, como hago de vez en cuando, a repasar el archivo de lo que desde hace algo más de una década vengo reflexionando y dejando negro sobre blanco. Y de lo que me sorprendo a mí mismo es de seguir clamando en el desierto sin haber caído todavía en la melancolía ante el escaso, por no decir nulo, eco de esas preocupaciones compartidas. Pero no decaí todavía, para suplicio de mis pacientes amigos a los que “castigo” semanalmente -dos veces en los últimos tiempos- con el envío de los enlaces de los medios que reciben y publican lo que al final se queda en un desahogo y un vano intento de crear opinión que contribuya -iluso de mí- a recapacitar a la hora de dejar el voto en la urna en esta época de aborregamiento y sectarismo cada día más radical.

Esta vez, fue la audición de la nueva sesión de La Mañana de Federico Jiménez Losantos en esRadio, el pasado viernes, en la que con el título de “Organizando la Resistencia”, rescata desde hace un par de semanas a la jubilada de la política activa Rosa Díez, lo que me hizo retroceder en el tiempo sobre lo escrito y que ahora parecen “descubrir” algunos que, como si hubieran aterrizado desde Marte y se encontraran una situación “chocante” que no fuera con ellos, diagnostican y denuncian tras la -supongo-  correspondiente y concienzuda “reflexión”.

Así, encontré un artículo del 16 de Octubre de 2015, que titulé “PROFETIZANDO EL PASADO. Ó cómo toparse de bruces con la realidad, ignorada treinta y cinco años” -ahora serían cuarenta- que publiqué en el Blog cordobés de un buen amigo -de lo poco bueno que me dejó VOX-, Desde el Caballo de las Tendillas, donde empecé a compartir mis reflexiones un año antes, fuera de mi perfil de Facebook, en el que lo venía haciendo desde 2008, fecha en que descubrí esta nefasta red social, que esta mañana escuchaba a uno de los participantes en la tertulia de Cristina López Schlichting en COPE, que habría que liquidar, dada la evidente manipulación que parece sufrir por parte del “globalizante” NOM -Nuevo Orden Mundial, “padre” de la Nueva Normalidad de su ahijado doctor Plagio cum Fraude-. Ahí dejo el enlace para quien quiera abundar, pero decía en él, a raíz de una entrevista que en el medio antes citado, esRadio, le hacía su director al entonces portavoz de la Asociación Francisco de Vitoria, que “No seré yo el que cuestione lo que dice el portavoz de la Francisco de Vitoria, que suscribo, pero no deja de ser sorprendente la ‘frescura” del diagnóstico y sus consecuencias, más propios de hace dos décadas, por lo menos, si no, como subtitulo el artículo, de treinta y cinco años, o alguno más” -cuarenta hoy-. Y en ese mismo artículo, citaba otra de mis reflexiones de 2010, “La perversión del Sistema”, publicada como decía en Facebook, en un grupo que creé en 2008 con el nombre de “Hay que echar a Zapatero como sea” que consiguió su objetivo y ahora heredó su clon Sánchez, donde se puede encontrar, y en ello estamos. Lo empezaba así: <Decía Montesquieu que “EL PODER debe controlar al PODER para que no abuse del PODER”, es decir que el PODER -JUDICIAL-, debe controlar al PODER -EJECUTIVO (Gobierno)- para que no abuse del PODER -LEGISLATIVO (Parlamento)->. Y como nada cambió sino a peor -el poder legislativo está manejado por el ejecutivo y al judicial le falta poco al paso que vamos-, como antes decía, lo actualicé el 11 de Octubre de 2017 en “España despierta, los profetas del pasado parece que lo olvidaron, los oportunistas hacen su agosto y los separatistas culminan su patochada”, en el que citaba a algunos de esos “profetas del pasado” y lo que decían en su “diagnóstico” sobre una situación con la que nada hubieran tenido que ver, como si tampoco hubieran pasado por donde pasaron y de extraterrestres recién aterrizados se trataran.

Y como entre lo que escribo hoy y las referencias que dejo, me parece que ya hay bastante tarea para este domingo, termino con el título de un artículo del 8 de julio del año pasado en Alerta Digital que, en mi opinión, parece que no anduvo muy desacertado: “Los políticos de la democracia no solo malvendieron la herencia de nuestros padres y abuelos, sino que robaron el futuro de vuestros hijos”, pero nadie supo ver la mala fe que había al otro lado de la mesa de los que buscaban de verdad la reconciliación tras la muerte de Franco -muy pocos- ni nadie de los que lo fueron viendo en estos 40 años, dio el golpe en la mesa necesario para cortar con el desvarío. Porque muchos de los que ahora dicen lo mal que está todo y lo que habría que hacer, parece que no se plantearon qué podían haber hecho durante su etapa de protagonismo en alguna parte de los poderes que nos han traído hasta aquí ¿verdad doña Rosa Díez y una larguísima lista de los hoy charlistas? Cito sólo a quien me inspiró este artículo, que parece que ya no se acuerda de su paso por el PSOE, de cuando fue consejera de Comercio y otras cosas en el gobierno vasco entre 1991 y 1998 tras su pacto con el PNV, uno de los hoy -y entonces y antes- enemigos de la Unidad de España, parlamentaria europea entre 1999 y 2007, donde, hasta 2004 presidió la delegación socialista española -cuatro años después de perder en aquella noche de cuchillos largos el Congreso de 2000 con José Luis Rodríguez en el que se postuló para la Secretaría General del PSOE-, y que no sabemos si molestaba porque no estaba de acuerdo o empezó a no estar de acuerdo cuando molestaba y empezó a sobrar, como tantos otros de ese y otros partidos. Y de aquellos polvos, estos lodos. En cualquier caso, sean bienvenidos esos “profetas” que, aunque tarde, parece que abrieron los ojos -algunos un poco antes, pero les faltó recorrido-, pero creo que también les vendría bien un profundo examen de conciencia.

No me resisto a dejar sin comentar la última ofensa de un personaje que en un país serio no habría llegado nunca a donde está y que después de sus mentiras hace tiempo que ya estaría fuera. Me refiero al licenciado -espero que esto sí lo sea- Fernando Simón que, en su última comparecencia, se dirigía a la prensa con una risa imbécil “como todos del jueves -al menos nos libramos ya de verlo a diario- hablamos del coronavirus” para, después de un casi inaudible mugido, rematar su gracieta preguntando “¿Cuándo esto pase de qué hablaremos?” y otra risita estúpida. Espero que entonces hablemos de su paso por el banquillo después 60.000 muertos que lleva por el momento a sus espaldas, compartiendo carga con su ministro el filósofo, para el que “la paciencia tiene un límite”, pero sus zancadillas a Isabel Díaz Ayuso y sus falsedades respecto a Madrid parece que no, y su jefe, el viajero Falconeti, que nunca pactaría con el que “le quitaría el sueño al 95 % de los españoles” y ahora le impone dominar a los jueces, que hace cuatro años criticaba en un mitin.

Del nuevo pasteleo del Centro de Invenciones Sánchez, basta con definirlo como tal.

MILES DE PRODUCTOS CON LA BANDERA DE ESPAÑA

1 Comentario

  1. Amigo Articulista: Es una mismo el que tiene, a la vista de los hechos, caerse del caballo; no vale que lo empujen. Aquellos, que a base de años lo han hecho, han comprobado en la experiencia acumulada, que lo que predicaban no se corresponde, y a veces correspondía, con lo que está ocurriendo. Antiguos ministros y líderes socialistas, hoy más bien parecen, según sus manifestaciones, partidarios del PP, y no voy a poner nombres.
    En España no se vota teniendo en cuenta la gestión, si no con las vísceras. Se tiene en cuenta la guerra civil que se transmite de generación tras generación según a los abuelos les haya ido en ella. La pedagogía histórica les importa muy poco y es machacar hierro en frío.

Comments are closed.