ruptura
SIGUE LA JORNADA BURSÁTIL EN DIRECTO
SÍGUENOS EN TELEGRAM

Desde la pasada semana las diferencias entre Partido Popular y Vox se han acentuado hasta el extremo, parece que sus líderes han roto la amistad que les unía desde hacía décadas y las redes sociales echan humo con discusiones entre partidarios de uno y otro partido político. Da la sensación de que PP y Vox están en un punto de no retorno y que la ruptura es definitiva, pero, ¿y si todo estuviera milimétricamente calculado?, ¿y si esta situación fuera una estrategia de ambos partidos?, nos explicamos.

En política normalmente todo está previsto, todo tiene un sentido y una explicación; y la actitud de Pablo Casado ante la moción de censura de Santiago Abascal también puede tenerla, pero no como se piensa por la mayoría de los mortales, pues esta estrategia del líder de los populares puede deberse a un pacto con Vox.

Sí, es perfectamente lógico y tiene mucho sentido pensar que esta situación es consecuencia de un acuerdo entre Casado y Abascal, un acuerdo que evidencie una ruptura para que, en un futuro, tras las próximas elecciones, ambos puedan gobernar en coalición.

Es decir, aprovechando la moción de censura, el Partido Popular ha dado un giro al centro, apartándose de los postulados de Vox, y, en consecuencia, acercándose a los votantes de Ciudadanos y a los más centrados del PSOE, molestos con las formas y políticas del radical de Pedro Sánchez; así, lo que el PP perdiera de votos por la derecha lo gana por el centro.

Y por su parte, el partido de Santiago Abascal afianzaría su voto de derecha, quitándole algo al Partido Popular y consiguiendo votos de personas de derechas que nunca votaban, además de votos de personas que otras veces han votado a la extrema izquierda pero que, cansados por sus incumplimientos y las tomaduras de pelo, pasarían a optar por la papeleta de Vox.

Y si fuera así, si esta actitud del PP y de Vox fuera un pacto, un acuerdo entre Pablo Casado y Santiago Abascal, hemos de aplaudir el mismo pues se trataría de una jugada maestra para llegar a Moncloa y echar a la extrema izquierda del gobierno de España. Y es que en política, como en la vida, ni todo es tan blanco ni todo es tan negro, hay muchas tonalidades en medio y muchas opciones de acuerdos. Y esta que os hemos expuesto no la consideramos muy alejada de la realidad.

MÁS DE 75.000 PRODUCTOS CON LA BANDERA DE ESPAÑA

2 Comentarios

  1. Parecería lógico a simple vista si diésemos por sentado que Casado es un patriota, férreo defensor de España y los españoles, dispuesto a todo por salvar su patria de las garras de la bazofia progre, pero claro, aquí se nos caen los palos del sombrajo; mucho me temo que este diablillo desnortado no sabe por dónde anda, que no lo veo yo capaz de hilar tan fino, y a lo más que llega es a tratar de ocupar el centro derecha, aprovechando que el partido Sanchista se ha escorado tanto a la ultra izquierda, que ya casi trata de fachas a los golpistas.
    Casado no tiene ideología, ni se mueve por principios, sólo es un oportunista que trata de arañar posibles votos de aquí o de allí, aunque para ello haya que escupirle a la cara a un antiguo compañero y amigo…

  2. Ojala! , pero no creo q caiga esa breva…a Casado le creo capaz de fingir. Pero Abascal…la cara se le descompuso…En fin, tampoco creí a Jiménez Losantos cuando decía que era el pp el que facilitaba las cosas al bicho de Podemos en ciertas televisiones…y luego…como casi siempre…tenía razón. Así que….vete a saber…pero ahora no me entra en la cabeza.

Comments are closed.