infinito
SIGUE LA JORNADA BURSÁTIL EN DIRECTO
SÍGUENOS EN TELEGRAM

Los partidos políticos, todos ellos, se definen en su mayoría de sus estatutos unos de otros. Los hay que no saben a dónde quieren llegar. Hay otros que, solo con llegar a mirarlos y observarlos nos dan miedo. También los hay que, por mucho que agudicemos los cinco sentidos, nos faltaría otro para a reconocerlos y, por último, tenemos a partidos que con sus pedigüeñas voceríos se presentan como pordioseros. Pidiendo dinero por favores para que otros, partidos les suministren cientos de millones de euros para seguir en el circo de sus enfrentadas ideas. Y, por último, hay asociaciones regladas como partidos para entrar en esta dicotomía, donde, mira por donde, sus votos, cuando les llega la oportunidad los reparten, como digo, siempre a sus más parecidos y entrañables camaradas.

No basta señalar las siglas de estos partidos, ya están señalados, tanto los pedigüeños, los asaltantes al poder, cueste lo que cueste y por último tenemos, a los que siempre juzgan al contrario con la palabra “casta”, cuando son ellos los propietarios por partida doble de este axioma vocabulario, amén de otras palabrejas, las cuales las dejo a gusto del consumidor.

Dónde está lo infinito de la verdad de todo este tinglado, es difícil verlo, nadie en su sano juicio lo podemos vaticinar. Todo este conglomerado de personajes pertenecientes a estos partidos, saben a lo que juegan. Y, como yo digo siempre, solo hacen marear aún más a la marrana. Solamente juegan a no perder. Ya cobran con creces sus sucios estipendios, sueldos impuestos por ellos mismos.

Estos mismos “generosos y perenganos” seres, dicen y no se salva ninguno que, trabajan para el pueblo y por el pueblo, ¡Claro! ellos son también pueblo, pero con una cara tan dura que todo tiene su infinito. Un escalofrío me ha entrado cuando pienso en el infinito de esta camarada de proletariados en el arte de engañar, un temblor me ha entrado por el cogote cuando uno lee y observa hasta dónde puede llegar el infinito de estos primarios políticos, hasta donde llegar no lo sé, sabemos que la risa, no es un dolo, o malicia de engaño. Yo digo que España es un dolo y una mentira.

La justicia está estancada, los partidos políticos están a la gresca unos con otros, lo hemos visto esta última semana. Los sufridos votantes hemos sido y seremos más engañados, timados, robados y embaucados por estos domadores de serpientes llenos de veneno, inoculando a diestro y siniestro: viendo el cariz que han tomado las disidencias de estos días, no me cabe nada más que decir.

Los hombres, los políticos, los llamados “hombres de la limpieza”, siguen enjabonándose con detergentes llenos de miseria, egoísmo y traiciones, de una falsa moralidad que cuando van por la calle pisan estas infinitas palabras de la mentira, solo me resta decir: Qui metuens vivet, liber non erit unquan” para mí quien viva con miedo no será nunca libre.

Cotejando de hemeroteca- viene a cuento- un artículo del día 10 de junio del 2006 del, periodista Luis Ignacio Parada, para que nadie lo entienda, dice: “no hay que entender a golfos, ni melitotos que van dando el jicarazo, pero tampoco a gosipinos ni morlones… así se dice en castellano antiguo, pero vigente…ni de necios…pero tampoco de lameculos”. Los sayones han vuelto a las andadas y nosotros nos quedamos con el infinito de la verdad.

TODAS LAS MASCARILLAS CON LA BANDERA DE ESPAÑA

1 Comentario

  1. Luego se reúnen en el Casino,en una fiesta conjunta organizada por Pedro J,y viva la Pepa!.

Comments are closed.