SIGUE LA JORNADA BURSÁTIL EN DIRECTO
SÍGUENOS EN TELEGRAM

Ya sabemos todos que el presidente Trump vuelve a sus mítines presenciales, el domingo con un pequeño grupo de seguidores en la misma Casa Blanca, y a partir del lunes, de nuevo está en su rutina de al menos un mitin diario con grandes multitudes que le esperan en los aeropuertos, en la pista, paran el avión justo detrás del escenario, da el mitin de alrededor de una hora y se marcha. La emoción, casi el fervor, la admiración, la empatía que despierta este hombre son algo que no he visto nunca con ningún político, ni siquiera con muchas celebridades, es algo realmente digno de verse, y va a más en intensidad y en cantidad de asistentes a medida que pasan los días. Yo no me puedo creer las encuestas que dicen que Biden le saca más de 10 puntos en ciertos estados, más que nada porque algunos mítines de Biden quedan literalmente desiertos, y en los que tiene seguidores, les colocan en círculos separados dos metros entre ellos con la disculpa del COVID, aunque se ve claramente que lo hacen para disimular en lo posible la ridícula asistencia de seguidores, dándose el caso de que en algunos mítines de Biden se presentan seguidores de Trump con banderas de Trump gritando las consignas de la campaña de Trump.

Dicho esto, os quiero comentar algunas diferencias que he ido notando en los mítines del lunes y martes con respecto a los anteriores a su infección del COVID: Trump está contento, con más energía, ha llegado a decir que se siente más -poderoso- que antes, porque ahora sabe que podría ser inmune, bromea más de lo que lo hacía antes y la gente se vuelve sencillamente loca de contenta con sus giros, es un auténtico showman en el buen sentido de la palabra, y, mirad, en el mitin del martes ha llegado a decir que si por él fuera -bajaría a besar y abrazar a todos los asistentes al mitin, chicos y chicas, llegó a decir, porque ahora se siente inmune-; la gente se vuelve literalmente loca con estos detalles. Acerca de los numerosos asuntos que están saliendo estos días sobre la administración Obama ya ha sido claro, ha dicho que todos esos temas se arreglarán después de las elecciones, lo cual parece que es una bajada de la presión que mantenía sobre los fiscales en semanas anteriores, quizás porque se da cuenta de que va a ganar, o también porque lo que está saliendo a la luz es tan gordo que se ve claro que va a tener consecuencias graves para muchos de los implicados, aun sin ser detenidos. Otro cambio muy sutil en el lenguaje, pero que conociendo cómo ha ido desarrollando sus discursos, es importante, es que en semanas anteriores, al comentar todos los desmanes cometidos por los demócratas contra él, terminaba con una frase típica suya – let’s see what happens -, lo que se puede traducir como – veremos lo que pasa -, pero en los dos mítines de esta semana ya se refiere a los mismos hechos con otra frase, – Watch what happens -, lo que se puede traducir como – mirad lo que pasa -, está claro que las semanas anteriores estaba pidiendo acción contra todas esas traiciones a las que le han sometido, y en esta semana ya le dice a la gente que estén atentos a lo que va a pasar, como si ya supiera que algo está a punto de ocurrir. Otro giro importante es que en semanas anteriores recalcaba mucho el tema de las vacunas y en estos últimos dos mítines empieza a dar como más importancia a los tratamientos terapéuticos, -la cura- como dice él y es que siempre se ha dicho que el presidente, aunque está apoyando las vacunas porque tiene que hacerlo para no llevar la contraria a gran parte de sus colaboradores, parece que está más decidido a fomentar los tratamientos terapéuticos desde el principio. Es curioso también cómo solía decir que – vamos a hacer América grande otra vez – y ahora está diciendo que – hemos hecho América grande otra vez -, está dando por sentado que ya ha tenido éxito con la economía, los trabajos, la recuperación de empresas en suelo americano, el muro sur con Méjico, etc, parece querer comenzar una nueva etapa de logros.

Algunos detalles más potentes que os separo para su consideración aparte, son, por ejemplo, que ya habla abiertamente de que los motines están financiados por personas muy ricas y extranjeras (¿se refiere ya a Soros abiertamente en público?), ha empezado a repetir cada día varias veces, no sólo que los demócratas espiaron ilegalmente en su campaña, sino que Obama y Biden lo sabían, que les han – cogido con el carrito del helado – diríamos nosotros, empieza a repetir que el COVID que él ha padecido ha sido -artificialmente inducido- y parece que lo dice de modo un tanto difuso para que no se pueda concretar si se refiere a que el virus ha sido creado en laboratorio en China o a que el haber sido infectado él y su séquito ha sido una maniobra más, orquestada contra él de modo deliberado.

En fin, está pisando más fuerte, levantando más la voz contra los intentos de sacarle de La Casa Blanca, hasta el punto de que ya parece que sabe que algo se acerca, está disfrutando más, llega a insinuar algunos movimientos de baile al son de la canción de final de mitin (Young man, de YMCA) y es que parece ser que el propietario intelectual de esa canción le ha autorizado a usarla, pero ha dicho públicamente que le pide que la baile un poquito como condición. El tono general de la campaña está cada vez más alto, y, cuando estamos en esta situación, salta el siguiente BOMBAZO INFORMATIVO que os resumo a continuación:

Aparentemente, a raíz de las declaraciones del secretario Pompeu sobre la inminente publicación de los famosos 33.000 emails de Hillary (que ella creyó que había borrado) y que podrían contener muchísimos elementos probatorios contra los Clinton, los Obama y Biden, varios actores políticos y militares se han empezado a asustar y el más notorio hasta hoy ha sido un ex-operativo de la CIA que ha salido en público y dice tener evidencias de que fue Hillary Clinton quien introdujo varios misiles Stinger a través de la embajada de Benghazi, los cuales se trasladaron a la estación de la CIA de Qatar, y con los que, según esa fuente, se derribó el helicóptero que transportaba entre otros, a los componentes del SEAL team 6. La -mano- ejecutora del ataque habría sido una guerrilla anti-Gadafi a la que la CIA facilitaba armas habitualmente, pero la organización habría sido ejecutada por el equipo de Hillary Clinton, la Secretaria de Estado de Obama entre 2009 y 2013. Esta fuente dice tener evidencias abundantes sobre esto, además de sobre las noticias que os contábamos en un artículo anterior de que todo el asunto de la muerte de Bin Laden fue un montaje para asegurar la reelección del presidente Obama. Se habría acabado con ese grupo de SEAL para impedir que hablaran sobre todo el montaje.

Hay tres últimas cosas que os quiero decir, una es que la fecha en la que murieron estos militares en el helicóptero estaba errónea en artículo anterior, y parece ser que la fecha correcta es el 6 de Agosto de 2011, es decir, pocos meses después de la falsa operación de Bin Laden, y cuando Obama todavía no había sido reelegido, aunque obviamente la operación fue usada como ventaja electoral y así lo declaran conocer las fuentes que están saliendo a la luz, que llaman a la operación, un – kill trophy -, básicamente como un trofeo de caza aprovechado para influir en la reelección. La segunda cosa que quiero contaros es que en círculos de investigadores políticos cercanos al presidente Trump se comenta que estamos en el Octubre Rojo haciendo alusión a la novela de Tom Clancy, es una forma de -adelantar- que están de caza y que se aproximan más revelaciones de hechos delictivos acometidos por administraciones anteriores. Lo último, y, a mi juicio, lo más revelador, es que el mismo Donald Trump ha retuiteado las declaraciones de esta fuente ex-CIA y también otro tuit que se hacía eco de la implicación de la administración Obama en el montaje de la falsa operación de captura de Bin Laden. Creo que el mero hecho de que una cuenta como la del presidente americano, con más de 87 millones de seguidores retuitee estos mensajes, indica que él mismo se los toma en serio, y que los apoya, lo cual para mí da mucha credibilidad a todo el asunto.

Veremos qué más cosas ocurren en este Octubre Rojo.

MÁS DE 75.000 PRODUCTOS CON LA BANDERA DE ESPAÑA