SIGUE LA JORNADA BURSÁTIL EN DIRECTO
SÍGUENOS EN TELEGRAM

En el día de hoy hemos conocido que el juez García-Castellón, de la Audiencia Nacional, ha solicitado al Tribunal Supremo la imputación, por hasta cinco delitos, de Pablo Iglesias, vicepresidente del gobierno. No existe mucha sorpresa al respecto pues, era lógico, ya que era obvio que el líder de Unidas Podemos, actúa habitualmente con sus propio concepto de legalidad y no con el de los demás; partiendo siempre de la base de que los demás somos tontos y no nos damos cuenta de las cosas.

Realmente, no es que seamos tontos, sino que una inmensa mayoría de la sociedad está anestesiada por los medios de comunicación que han sido convenientemente engrasados con millones y millones de euros para su adecuado funcionamiento en favor de Pedro, Pablo y los Podemonguer.

Es inaudito, obsceno, inmoral y sobretodo contrario a los propios principios que sustentan esa superioridad moral de la izquierda, que tanto cacarean los bolcheviques y mencheviques cuando dudan de la moralidad o la ética de los demás. Porque el señor Iglesias que ha cometido presumiblemente delitos, se hartó de decir una y otra y otra y hasta el infinito, que un político debe dimitir en una situación como en la que se encuentra él, en este momento.

Pero él no dimite, porque según dice Iglesias es una persecución de los jueces, ahora bien cuando los jueces imputan a otros, lo hacen correctamente. Esto me recuerda la ley del embudo, mejor dicho me recuerda la llamada justicia del pueblo en la Unión Soviética, una justicia y unas leyes que se aplicaban al pueblo, pero no a los miembros del Politburó, que tenían patente de corso. ¡Señor Iglesias! Soy consciente que usted se cree que es Lenin, pero me da que usted está muy lejos de esa figura política, alguien que tampoco era un dechado de virtudes, pues como se descubrió tras la caída del Muro de Berlín, ese Lenin no era un santo, ya sabíamos que dormía con dos mujeres todas las noches, que no tenían porqué ser las mismas, y que tenía un auténtico harén rotatorio, pero las insidiosas noticias de su muerte, dejaron de serlo, cuando se descubrió al abrir los archivos de la U.R.S.S. que el atentado que le causó las lesiones neurológicas, que le llevaron a la muerte, fue un montaje de Stalin, algo que se está poniendo de moda en España por los secuaces del comunismo. Falso atentado realizado para hacer pasar las causas neurológicas, que le llevaron a la muerte, por lo que no eran y, auténtica cortina de humo, por las que sí fueron en realidad, es decir una SÍFILIS TERCIARIA, enfermedad venérea de transmisión sexual y habitual entre quienes no tienen ningún reparo en su promiscuidad sexual; algo que coincide perfectamente con la sintomatología que llevó a la muerte a Lenin: SU HÉROE. Señor Iglesias, ¿ese es el espejo donde usted se mira?, un hombre que usaba a las mujeres y que por eso contrajo su SÍFILIS, una enfermedad venérea y de origen amoral y promiscuo.

Pues bien, los paralelismos de su vida y obra, su Inesa particular la principal amante de Lenin, y las demás hembras del harén, le han llevado a una situación como la que el Juez García-Castellón va a usar para que usted acabe imputado por el Tribunal Supremo. Pero claro se nos olvidaba que el fiscal que lleve su caso lo nombrara usted o su teórico jefe, el Presidente del Gobierno, pues eso dijo su amigo Pedro Sánchez en una entrevista. De modo que esperamos, lo que se puede esperar, la habitual justicia de este País, que por desgracia no es la misma para tirios, que para troyanos. Si usted tuviese un mínimo de ética y moral, dimitirá hoy mismo, siguiendo simplemente lo que exige a los demás, pero teniendo en cuenta que el noventa y cinco por ciento de la sociedad está anestesiada, no hay problema, pues, además, saldrán en su defensa las “vogues” de su consejo de ministros. Como podemos ver en el minuto dos cincuenta y ocho (2`58”) del siguiente vídeo, donde una ministra, la de Defensa, que es juez, miente diciendo que en España, como país democrático y de derecho, todos los ciudadanos son inocentes mientras no se demuestre lo contrario. Mire, cuando los presuntos inculpados son HOMBRES, que hayan presuntamente conculcado la Ley de Violencia de Género y son denunciados, se les considera automáticamente culpables y, tienen que demostrar que son inocentes. Y es que para ellos no hay presunción de inocencia, tampoco la debiera haber para usted, porque de lo que se conoce de la instrucción de su caso, se deduce que usted posiblemente este incursocomo culpable en esa Ley, pero claro, usted es el que dicta las leyes, nombra jueces y fiscales y, para ser enjuiciado, los que están a sus órdenes tienen que autorizarlo.

VÍDEO: Sánchez apoya a Iglesias tras pedir el juez al Supremo su imputación

MÁS DE 77.000 PRODUCTOS CON LA BANDERA DE ESPAÑA

COLABORA CON NOSOTROS CON PAYPAL

1 Comentario

  1. Según dicen los jueces,no hay pruebas suficientes para considerar delito la financiación de podemos al menos en España,aunque si lo dice la fiscalía corrupta de anticorrupcion,lo mismo da.Quizas lo del caso Dina sea un invento más de RTVE para parodiar los correos de Hillary Clinton,todos sabemos del Gran poder de este medio,que cito a Doña Leticia con el Rey,o que puso en escena a Podemos a través de la familia Alba Rico,la tele tiene más poder que nadie en España.

Comments are closed.