SIGUE LA JORNADA BURSÁTIL EN DIRECTO
SÍGUENOS EN TELEGRAM

He leído recientemente un escrito que circula por Internet sobre cómo denunciar en las Instituciones Europeas la “corrupción”, ya que en Europa se han tomado muy en serio este grave problema. Lo cierto es que si bien por una parte es cierto que la corrupción en Europa existe, la corrupción es inherente a la esencia humana, pero como se demostró en España en el siglo XX puede ser controlada y mantenida en unos mínimos aceptables, más o menos lo que en Europa quieren y no como lo que está pasando ahora mismo en España y en otros países del continente, de semejante catadura. Dudo mucho que si denunciamos, los europeos crean que hemos caído tan bajo, como realmente hemos caído.

Lo que digo es discutible como no, pero es mi experiencia personal y, aquí, paso a contaros un ejemplo, insignificante, pero muy instructivo de cómo se pasa de ese “dintel” pequeño y de mínima alzada a la desaparición del mismo: Procedo por vía materna de un pequeño pueblo de la provincia de Madrid. Tiempo atrás sus dos o tres mil habitantes vivían en paz y trabajaban de sol a sol para mantenerse y seguir adelante, pobres pero honrados, presumían, alguno de ellos con más de noventa años y todavía vivos, de ese objetivo común que era el engrandecimiento de la Patria. Recuerdo a Don Pedro, el alcalde, primo segundo de mi madre y uno de los ricos del pueblo. Pero Don Pedro se levantaba a diario a las cinco de la mañana, porque era de profesión carnicero, debiendo preparar las cosas de su negocio, para abrirlo a primera hora, para lo que tenía su despacho de carne en los bajos de su gran casa, que por su porte, ya indicaba quien era.

Don Pedro no cobraba sueldo por ser alcalde, tampoco los concejales, tan solo cobraba del erario público el pregonero, que era una especie de “valgo para todo” y, para todo, servía en el ayuntamiento. También, había un secretario municipal, pero a estos los pagaba la Administración Central del Estado. Recuerdo que los fondos públicos se gastaban en las necesidades diarias y en cuanto al señor alcalde, pues le costaba dinero serlo, pues en fechas señaladas regalaba, pagándolo de su bolsillo, la iluminación de una calle, o una fuente pública. Dirán que exagero, pero les aseguro que es cierto, pues aunque era niño, yo ya era muy observador y pasaba largas temporadas en casa de una tía mía, que vivía enfrente de Don Pedro. No niego que tuviese prebendas, pero estas eran más bien de carácter moral o de preponderancia social que monetarias.

Murió Franco, esto se convirtió en una democracia, donde todos íbamos a ser más honrados y cambió la política. Aunque el pueblo creció rápidamente, pues se convirtió en un pueblo dormitorio para gente acomodada, ya que gran cantidad de urbanizaciones de chalets aparecieron en el mismo, mi familia siguió en el Ayuntamiento. Ahora mis primos hermanos. Curiosamente hubo un reparto de ideologías, desde la UCD, al PSOE, o lo que fuese. Yo que conocía bien a mis primos me sorprendió la ideología de cada uno y más me sorprendió ver como acaparaban las diversas concejalías y sobretodo la alcaldía. El pueblo cambió: calles asfaltadas, iluminación, y todo lo que puedan imaginar. Volví a sorprenderme pero esta vez porque mis primos fundaron una empresa de construcción y obras públicas. Ya ninguno está en el Ayuntamiento, se fueron retirando poco a poco. Pero, curiosamente, en la lista de pueblos más endeudados de la provincia, esta localidad durante la crisis de Zapatero, ocupó el primer puesto en endeudamiento. “Sin Comentarios”.

Queridos lectores, somos el país más endeudado de Europa en relación a su Producto Interior Bruto. ¿porque creen ustedes que eso es así?, yo lo tengo muy claro. Aunque lo más probable es que cuando esto lo lean los que nos han llevado a ese endeudamiento, me llamaran “facha”.

Ahora la sorpresa se la doy yo a ustedes, les cuento de qué va mi siguiente artículo. Dios mediante el próximo día 22 y en la provincia de Toledo se va a celebrar un juicio. En él, un juez-magistrado se enfrenta desde el banquillo a 28 años de cárcel. ¿Que hizo, mató a alguien?. Nooo, que va, algo peor, mucho peor, se le ocurrió denunciar la existencia de una mafia de políticos, jueces, fiscales y abogados en temas urbanísticos y en otros temas. Pero, la justicia en este país, va como va, por lo que su denuncia llegó hasta arriba, pues en la fiscalía anti corrupción prácticamente le han dado la razón, mientras que al nivel más bajo de la misma le juzgan por difamación, injurias, etc…, curioso, pero recuerden siempre que el que se mueve, no sale en la foto. Les tendré al tanto de la evolución de esta situación, que no por llamativa, es única y más sobre todo en la antigua Taifa dominada por el Sr. Bono, que algún día a lo mejor explica muchas cosas.

MÁS DE 75.000 PRODUCTOS CON LA BANDERA DE ESPAÑA

2 Comentarios

Comments are closed.