SIGUE LA JORNADA BURSÁTIL EN DIRECTO
SÍGUENOS EN TELEGRAM

Irene Montero, (Madrid, 13 de febrero de 1988), ministro de Igualdad, madre de tres hijos, que ocupa un cargo político gracias a su compañero sentimental, pretende dar lecciones a todas las mujeres, que trabajan de verdad, y explicarles lo que es “realmente ser mujer”.

Una niñata, recién salida del cascarón y que no ha dado palo al agua en la vida, pretende explicarles a mujeres y a familias de mediana edad y que podrían ser sus padres, lo que es para ella ser mujer. Y lo más curioso del asunto es que, según su propia versión, ser mujer es precisamente lo que no es ella. No tiene brecha salarial, no tiene que ocuparse de lo que no se ocupa “su hombre” puesto que tiene personal de servicio que lo hace… y no solo nos cuenta todo esto, nos echa la bronca porque ella es el alfa y el omega, lo sabe todo.

Pero no se engañen, lo hace levantando la voz y echando la bronca porque, dentro de esa cabecita loca que tiene, cree que, de esa forma, su discurso es mejor y más creíble.

Ahora en serio, esta chica está más perdida que un pulpo en un garaje y en su fuero interno es perfectamente conocedora de que no tiene nada de lo que presumir y que su puesto está creado para que ella, mujer florero de Pablo Iglesias, lo ocupe. No convence a nadie, no engaña a nadie y ella lo sabe. Para ser mujer u hombre, lo primero que hay que tener es dignidad y principios que ella no tiene, su verdadero problema es que eso es algo que sabemos todos y ella también, aunque no lo diga.

MÁS DE 77.000 PRODUCTOS CON LA BANDERA DE ESPAÑA

COLABORA CON NOSOTROS CON PAYPAL