SIGUE LA JORNADA BURSÁTIL EN DIRECTO
SÍGUENOS EN TELEGRAM

Paul Joseph Goebbels fue uno de los ministros del Tercer Reich que más influencia tuvieron en el gobierno nacional socialista y en el propio Adolf Hitler. Ministro para la Ilustración Pública y Propaganda del Tercer Reich entre 1933 y 1945, fue conocido por su dominio de la oratoria, profundo antisemitismo, que se ponía de manifiesto en sus declaraciones públicas, y respaldo a una discriminación racial más progresiva —que, entre otras cosas, acabaría dando lugar al exterminio de los judíos durante el llamado Holocausto.

Como ministro de Propaganda, Goebbels fue considerado un auténtico genio y fue el creador de 11 principios básicos de la propaganda que no solo fue utilizado por el gobierno nazi, también lo utilizan actualmente muchos gobiernos incluido, cómo no, el miserable gobierno que padecemos en España y que preside Pedro Sánchez.

Léanlos, ya verán cómo muchos de esos principios les van a resultar familiares.

 

  • Principio de simplificación y del enemigo único. Adoptar una única idea, un único símbolo. Individualizar al adversario en un único enemigo.
  • Principio del método de contagio. Reunir diversos adversarios en una sola categoría o individuo. Los adversarios han de constituirse en suma individualizada.
  • Principio de la transposición. Cargar sobre el adversario los propios errores o defectos, respondiendo el ataque con el ataque. Si no puedes negar las malas noticias, inventa otras que las distraigan.
  • Principio de la exageración y desfiguración. Convertir cualquier anécdota, por pequeña que sea, en amenaza grave.
  • Principio de la vulgarización. Toda propaganda debe ser popular, adaptando su nivel al menos inteligente de los individuos a los que va dirigida. Cuanto más grande sea la masa a convencer, más pequeño ha de ser el esfuerzo mental a realizar. La capacidad receptiva de las masas es limitada y su comprensión escasa; además, tienen gran facilidad para olvidar.
  • Principio de orquestación. La propaganda debe limitarse a un número pequeño de ideas y repetirlas incansablemente, presentarlas una y otra vez desde diferentes perspectivas, pero siempre convergiendo sobre el mismo concepto. Sin fisuras ni dudas. De aquí viene también la famosa frase: “Si una mentira se repite lo suficiente, acaba por convertirse en verdad”.
  • Principio de renovación. Hay que emitir constantemente informaciones y argumentos nuevos a un ritmo tal que, cuando el adversario responda, el público esté ya interesado en otra cosa. Las respuestas del adversario nunca han de poder contrarrestar el nivel creciente de acusaciones.
  • Principio de la verosimilitud. Construir argumentos a partir de fuentes diversas, a través de los llamados globos sonda o de informaciones fragmentarias.
  • Principio de la silenciación. Acallar las cuestiones sobre las que no se tienen argumentos y disimular las noticias que favorecen el adversario, también contraprogramando con la ayuda de medios de comunicación afines.
  • Principio de la transfusión. Por regla general, la propaganda opera siempre a partir de un sustrato preexistente, ya sea una mitología nacional o un complejo de odios y prejuicios tradicionales. Se trata de difundir argumentos que puedan arraigar en actitudes primitivas.
  • Principio de la unanimidad. Llegar a convencer a mucha gente de que piensa “como todo el mundo”, creando una falsa impresión de unanimidad.

MÁS DE 75.000 PRODUCTOS CON LA BANDERA DE ESPAÑA

7 Comentarios

  1. Tócate los cojones¡¡¡
    Vosotros también sois gilipollas y os creéis todo lo que se ha dicho sobre el Dr Göbbels?

  2. Lo están aplicando punto por punto desde el primer día q llegaron. Me alegro q los publiquen porque yo lo llevo diciendo donde puedo desde entonces. Gracias, gracias.

  3. Estos once puntos son los principios básicos de la tergiversación, en realidad todos pueden resumirse en uno: engañar a todo el mundo.
    Por un lado, hay que tener mucha cara para ser tan falso y por el otro, hay que ser muy tonto para tragase alguna de sus mentiras. Pero ahí están, erre que erre con la misma cantinela, todos los días, a todas horas, si no fuese por lo malvados que son, casi me darían lástima, pero no hay que bajar la guardia, ni creerse ninguno de sus falsos relatos…
    Por no creerme, no me creo que ganaran las elecciones, no me creo el circo que han montando en torno al virus, ni me creo que la ingente cantidad de muertos sea debida a dicho virus. No me creo las encuestas del falsario tenazas, no me creo el falso humanismo del que echan mano para justificar la eutanasia, el aborto, la invasión de nuestra patria por tropas militares extranjeras disfrazadas de inmigrantes ilegales aparentemente desarmadas, ni tantas otras cosas…
    Creo que este grupo de mafiosos que nos desgobierna no han hecho, ni harán nunca nada positivo por España ni por los españoles…
    Mañana aparecerá el mierda este otra vez en televisión, para anunciar seguramente, con cara de pesar y eufórico por dentro, que van a decretar otra vez el estado de alarma. Desde agosto están preparando el terreno para volver a las andadas, no pararán hasta que los paremos nosotros. Españoles de bien, el enemigo lo tenemos dentro, preparémonos para hacer frente a lo que nos viene…
    ¡VIVA ESPAÑA!

  4. Ya intuía yo,que algo de nacionalsocialismo estarían aplicando…imposible renunciar a tal tentación cuando se juntan el hambre y las ganas de comer(Hitler+Stalin versus Sánchez+Iglesias).Y visitar al Papa jesuita ,masón ,judio y comunista,para pactar nuevas medidas’chic’ inspiradas en el supuesto cambio climático…beatificaran a Greta Grinder?,la casarán con Errejon?,si Pío Xll levantara la cabeza!,se volvía a la tumba del disgusto.

  5. Los principios no son de Goebbles. El los adaptó a Alemania, como sistema para poder luchar contra la judería que era la que controlaba todo el poder y tenía sometido al pueblo alemán. Lo tienen Uds. publicado en el excelente libro ¿Quier era Goebbles? escrito por su secretario Von Oven. Ediciones Ojeda. No dejen de leerlo (si lo encuentran)

Comments are closed.