SIGUE LA JORNADA BURSÁTIL EN DIRECTO
SÍGUENOS EN TELEGRAM

Tenemos un problema en España y creemos que en el mundo en general, con la memoria. Y hay cosas que hay que recordar siempre y personas a las que no hay que olvidar nunca. Una de ellas, sin lugar a dudas, es Ignacio Echeverría, el conocido como “héroe del monopatín”.

Ignacio residía en Londres y la noche del sábado 3 de junio de 2017 se dirigía en bicicleta, junto a unos amigos, a la zona londinense de Whitechapel. Durante el trayecto, a la altura del Borough Market vieron a un hombre asestar lo que inicialmente les parecieron puñetazos (que luego serían puñaladas) a una chica. Ignacio no se lo pensó dos veces y cogió el monopatín, que llevaba a su espalda, y fue rápidamente a intentar socorrer a la chica, de nacionalidad francesa, que consiguió sobrevivir gracias a su ayuda.

Posteriormente vio que otro terrorista estaba apuñalando a un policía, Ignacio se dirigió hacia él con la intención de golpear al terrorista con su monopatín, pero dos terroristas más corrieron tras él, alcanzándole y propinándole dos puñaladas por la espalda que, desgraciadamente, acabaron con su vida.

Tras días de búsqueda de Ignacio y sin que nadie supiera nada sobre su paradero, las autoridades británicas confirmaron que uno de los ocho fallecidos en aquel atentado había sido Ignacio. El 10 de junio, un avión militar trasladó el cuerpo de Ignacio a España y fue recibido con honores por el presidente Rajoy y la ministra de Defensa, Dolores de Cospedal, en la base aérea de Torrejón de Ardoz.

El padre de Ignacio, Joaquín Echeverría Alonso, ha realizado, a lo largo de estos tres años y a través de las redes sociales, una infatigable labor para que las víctimas del terrorismo, no solo su hijo, sean recordadas siempre y no suceda lo que ahora mismo sucede en España: que se les ningunea e incluso se intenta fomentar el olvido.

Ayer mismo nos recordó, a través de su cuenta de Twitter, que tiene publicado un libro en recuerdo de su hijo: “Así era mi hijo Ignacio, el héroe del monopatín”. No creemos que a Joaquín le sirva esto de consuelo ante una pérdida tan dura como la que ha tenido, pero no podemos evitar darle la enhorabuena por tener un hijo como Ignacio, alguien del que todos nos sentimos orgullosos. Por ello vamos a repetir las palabras con las que Joaquín recuerda a Ignacio a través de su cuenta de Twitter: “Me cambiaste la vida y creo que para bien, aunque duela bastante”.

MÁS DE 78.000 PRODUCTOS CON LA BANDERA DE ESPAÑA