SIGUE LA JORNADA BURSÁTIL EN DIRECTO
SÍGUENOS EN TELEGRAM

Voy a contaros los hechos ocurridos los días 14 y 15 de octubre en modo resumido, y al final del artículo os detallo la auténtica bomba atómica que ha estallado en la campaña presidencial americana, de la que es muy posible que Biden no se pueda recuperar. Vayamos por partes y por orden:

– El día 14 el presidente Trump está de campaña como casi cada día, esta vez en Des Moines, Iowa. El discurso es el habitual de su campaña, pero se ha ido endureciendo por los acontecimientos que van ocurriendo cada día, y el día 14 fueron hechos públicos algunos emails e informaciones sobre el hijo de Biden, Hunter Biden, que hicieron volcar la atención de sólo algunos medios ( los medios progres no han entrado a informar sobre ellos ), y el presidente aprovechó para sacar el tema en el discurso. La información es escandalosa, hay fotos comprometidas de Hunter Biden haciendo ciertas cosas ilegales, hay información sobre dinero recibido por Hunter Biden, hay pruebas de que Joe Biden mintió acerca de varias cosas, pero no es nada que no fuera de dominio público, aunque al salir a la luz esa información ya justificada con documentos, por supuesto el tema es mucho más grave. La reacción general del público no es muy fuerte, sobre todo debido a la falta de cobertura de los medios globalistas, aunque los votantes republicanos empezaron a hacer mucho ruido sobre todo en redes sociales.

– El día 15 hay algunas sorpresas mucho más terroríficas por la mañana, y es que han bloqueado la cuenta de Twitter de la Secretaria de Prensa de La Casa Blanca, también la de la campaña de Trump, y la del Comité Judicial Republicano del Senado, lo cual es un paso de gigante en la censura, y, siguiendo la información, llegamos a la conclusión de que se han bloqueado todas las cuentas de Twitter que habían retuiteado una información del New York Post y del Washington Times, portada que os muestro a continuación:

Esta portada afirma que Hunter Biden cobraba 10 millones de dólares sólo por conseguir reuniones de su padre Joe cuando era vicepresidente, con personas influyentes de China, y no sólo eso, sino que en posteriores emails hechos públicos también el día 15, se detalla el modo en que se reparten el dinero, incluyendo la parte que le toca al mismísimo Joe Biden. Como os podéis imaginar, siendo Joe Biden el vicepresidente de USA en aquella época, recibir dinero de un país enemigo de América, y que además es una potencia nuclear, es un acto clarísimo de corrupción, soborno, pero sobre todo, de traición, ya que la conclusión lógica a la que se llega es que lo ha estado haciendo continuamente, y no solo con China, sino con Rusia, Ucrania y otros países a los que Hunter Biden viajaba frecuentemente. Os podéis imaginar el discurso de Trump en el rally del día 15, esta vez en Greenville, North Carolina, básicamente como el del día anterior en casi todos los contenidos, pero cuando ha tocado hablar de Biden, directamente Trump dice que una persona que ha cometido ese acto de traición, NO puede presentarse a las elecciones de la presidencia de USA. El resto de hechos que ocurren durante el día 15 son:

– Kamala Harris, la compañera de candidatura de Joe Biden, anuncia que suspende la campaña electoral porque uno de los miembros de su equipo ha dado positivo en COVID (qué curioso, ¿no?).
– Joe anuncia que hoy 15 no habrá más declaraciones ni actos de campaña.
– Tras declaraciones muy fuertes de algunos responsables políticos, Twitter desbloquea las 3 cuentas institucionales comentadas antes.
– Hay varios senadores del Comité Judicial Republicano que dicen que van a llamar a declarar al Senado a los directores-propietarios de Facebook y Twitter.
– YouTube bloquea o cancela centenares de cuentas relacionadas con el movimiento patriota Q.
– Algunos seguidores de Q, entre los que me encuentro yo mismo, nos damos cuenta de que esta información de la portada del Washington Times, ha sido filtrada por el mismísimo Q. Esta es la primera vez que vemos que los responsables del movimiento Q toman un protagonismo tan claro y os acompaño una comunicación interna que muestra cómo un seguidor de Q, un QAnon, envía un mensaje a Q -felicitándole- por lo que ha hecho y Q le responde que NO ha sido Q en solitario, sino que es un triunfo de todos sus seguidores colectivamente.

Hay muchas cosas que contar sobre estas líneas que acabáis de leer, pero puede que las tratemos en el futuro. Hoy baste saber que existe un movimiento patriótico llamado Q, que tiene millones de seguidores en todo el mundo, y que su única misión es la de investigar en redes sociales y colaborar con otras investigaciones, pero siempre en el mundo digital, no con presencia física en la calle. Esta vez, las circunstancias han querido que los responsables del movimiento den un paso adelante, y filtren la noticia. Ahora ya sabéis lo que toca, extender la voz de que Biden no puede ser presidente por estar pagado por un país enemigo y seguir investigando.

En cuanto a las consecuencias, no se sabe lo que puede pasar a partir de hoy, todo depende de si se toman medidas judiciales por parte de algún fiscal o no, también está la duda de que durante la campaña electoral, alguien quiera provocar un terremoto de esta magnitud, pero el caso es que muchas voces dicen que si Biden ganase las elecciones, debería de ser derribado inmediatamente con un impeachment por este motivo. Es posible que el Partido Demócrata tenga que presentar otro candidato, puede ser ahora el momento adecuado para que salte al estrado Michelle Obama como muchos habíamos anunciado?. No se sabe lo que va a pasar, pero la primera carga de profundidad en la campaña presidencial americana ha estallado, y parece que no mucha gente lo ha notado por el vergonzoso silencio de los medios y la absolutamente vergonzosa colaboración de las redes sociales en la censura. Twitter y Facebook no dejan acceder a esa información. ¿Saltará en medio de la campaña la reforma o cancelación de la famosa sección 230?. Por si no os suena os diré que el hecho de que USA cancele la sección 230 o sencillamente la modifique parcialmente, podría significar que las redes sociales NO puedan censurar contenido, ya que si lo siguen haciendo como estos últimos meses, ya no se les debe considerar como meros canalizadores de opiniones de terceras personas, sino como editores, y eso les dejaría expuestos a demandas de millones de usuarios, y posiblemente su colapso económico. Otros temas que están encima de la mesa son por ejemplo el hecho de que muchos pensamos que el presidente Trump está literalmente apretando sobre todo a Twitter con la posible intención de que Twitter le censure, algo que ya hizo en parte con algunos de sus tuits, colocando el mensaje que te avisa de que esa información es potencialmente falsa o dañina, pero que te deja leerlo tras aceptar ese mensaje, aunque no se puede retuitear. El paso de bloquear hasta 3 cuentas oficiales ayer fue definitivamente un paso adelante muy peligroso en la censura, pero bloquear al presidente sería algo tan brutal que las consecuencias podrían ser mucho más importantes. Veremos lo que pasa.

Para culminar, Trump ayer mostró en su mitin otra de sus armas secretas, fijaos, cuando le contaba al público lo peligrosa que era esta enfermedad y lo bien que habían ido las cosas para él, hizo un silencio de unos segundos, apuntó con su dedo al cielo (en medio de un mitin, con decenas de miles de personas y millones a través de las televisiones) y dijo claramente que él tiene la ayuda del JEFE, y, por si alguien no lo entendió claramente, continuó contando una anécdota en la que alguien le decía que él era la persona más famosa del mundo, y él respondía que NO, que la persona más famosa del mundo era Nuestro Señor Jesucristo. También hay que ser valiente para hablar de Dios en la escena política, y este presidente lo hace casi cada día, pero decir que tuvo ayuda de Arriba tan claramente puede ser un medio de pedir a todos sus seguidores que continúen teniéndole en sus plegarias porque lo que nos viene encima estas elecciones es claramente decisivo. Yo soy uno de los que cree que esto no es solo una guerra electoral, sino una guerra ideológica (globalismo-patriotismo), y reconozco que en muchos momentos decisivos de la campaña, esto se ha parecido mucho a una guerra espiritual (bien-mal). Trump no usa a Dios como arma electoral, ya que lleva demostrando que es cristiano desde que se le conoce, Trump pide ayuda a Dios durante la campaña porque sabe que esto es una lucha tremenda contra fuerzas que no son sólo económicas o ideológicas, y voy a parar la frase ahí para que vosotros la completéis.

MÁS DE 75.000 PRODUCTOS CON LA BANDERA DE ESPAÑA

1 Comentario

  1. Si Trump gana las elecciones será reelegido,si Biden no es apto quedaría vacante la elección,y habría un gobierno temporal en el que se pretende que Nancy Pelosi actúe como presidenta hasta otra elección.Si el partido Demócrata contraataca con más grupos terroristas de disturbios,el ejército se vería obligado a tomar el poder proclamando la ley marcial,y si a través del fraude electoral ganase Biden milagrosamente,estaríamos todos perdidos!.

Comments are closed.