¡¡ÚNETE A EL DIESTRO!! COLABORA DESDE PATREON!!
OPOSICIÓN AL GOBIERNO DE PEDRO SÁNCHEZ
SÍGUENOS EN TELEGRAM

Ya sabíamos desde ayer que Pablo Iglesias había llevado a sus hijos al hospital Gregorio Marañón y que los pequeños habían sido ingresados, desde aquí nuestro deseo de una pronta recuperación. Y lo sabíamos, no porque nos lo hubiera contado Pablo Iglesias, sino porque la noticia corría como la pólvora por las redes sociales. Vean lo que se decía, cómo llegó Iglesias al hospital y la que montó.

Es decir, Iglesias llegó al hospital como si fuera un “sheriff” y todo el mundo se tuvo que paralizar porque llegaba él y ponerse a su entero servicio, para algo es el vicepresidente del gobierno y a él se le tiene que rendir pleitesía. Los niños que estuvieran allí esperando dan igual, los primeros los del señor vicepresidente. Y hasta ahí.

Lo que más nos sorprende de todo esto es que se utilice políticamente y mediáticamente la enfermedad de esos niños. Y nos vamos a explicar, ¿se imaginan cuántos de nuestros políticos y miembros del gobierno son padres? ¿Se imaginan cuántos de esos hijos de políticos habrán ido en alguna ocasión de urgencia a un hospital? ¿De cuántos de esos niños se han enterado a través de los medios? Pero observen que de los de Iglesias sí.

Pero por si quedaba alguna duda de esa utilización, llega el alma de todas las fiestas, Monedero, y el mayor metepatas de la historia de la política española y dice lo siguiente, atentos porque a este tipo se le ha ido la pinza hace muchas décadas: “En estas circunstancias, pensar que un tipo como @eduardoinda ha estado acosando a los hijos de Iglesias y Montero es aún más lacerante. Ya está sentado en el banquillo por acoso a menores. Pero seguro que hoy estará en alguna tertulia. Enhorabuena España”.

Monedero, no tienes ni vergüenza ni decencia.

 

2 Comentarios

  1. Dá penita que unos peques se pongan malitos, dá igual quienes sean. Dicho esto y aunque parezca que soy muy mala persona, estos niños no son más que los demás y seguramente habría niños esperando bastante más enfermitos que ellos y el hecho de que sus “papas” sean quienes son, no tienen ningún derecho a pasar del resto e ir como si fuera el jefe del estado mayor. Vergüenza nos debe dar no hacer ni decir nada cuando esto pasa. Los padres, que los demás si somos padres no ellos que reniegan de ése término, deberían haber puesto el grito en el cielo y no haberles dejado pasar. Pero ¿y los médicos, tampoco dicen nada? Que pena de pais, nos vamos a la basura y nos lo mereceremos.

  2. ¿Y la inútil y dañina menistra de igual-dá que becerrea? , ¿ah que sus hijas con pene son muy desiguales y superiores a los demás y tienen preferencia?.

    ¿Igualdad? ¿dónde?, y así con el resto de aberraciones políticas. Como os engañan y se burlan de sus votontos.

Comments are closed.