Coronavirus (Pixabay)
¡¡ÚNETE A EL DIESTRO!! COLABORA DESDE PATREON
OPOSICIÓN AL GOBIERNO DE PEDRO SÁNCHEZ
SÍGUENOS EN TELEGRAM

No queremos ser agoreros ni alarmistas, tal y como se nos calificó a principios de marzo cuando adelantamos lo que sucedería a partir del día 8 de marzo con el coronavirus, pero las expectativas que hay en España para este otoño y este invierno no pueden ser más tristes y pesimistas.

Nuestra nación está sumida en una gran crisis a nivel económico, a nivel sanitario, a nivel político y también a nivel social, no creemos que todo esto que decimos le pille a nadie de sorpresa. Y lo peor es que tanto la clase política como la sociedad española parecen no darse cuenta de ello y vamos a caer en un profundo agujero del que, por no ser previsores, nos va a costar muchas lágrimas y muchos arrepentimientos.

Sabemos que decir todo esto en pleno mes de agosto no va a gustar a muchos y otros muchos van a preferir mirar a otro lado como si septiembre, octubre o noviembre no fueran a llegar nunca. Prepárense para entonces porque, estamos seguros, que vamos a tener que ver muchas cosas inimaginables en España hasta ahora.

Y no tenemos en cuenta que, además, nos podemos encontrar con más encierros, ya sean locales o generales, que van machacar a mucha gente, psicológicamente hablando. Sabmos que esto que escribimos no es agradable para nadie pero lo que no podemos dejar de ser es realistas y lo que se nos viene encima no puede hacernos decir otra cosa.

Pero hay un usuario de Twitter, @JosCarlosJmnz, que lo ha resumido mucho mejor que nosotros porque, para empezar, lo ha hecho en muy pocas palabras y de una forma tremendamente certera y sensata. Señores, esto es lo que hay: “El daño físico y psicológico que se ha hecho a la sociedad va a dejar unas secuelas profundas. El terror y la paranoia van a hacer que este invierno haya un ambiente irrespirable, donde coger un resfriado va a ser poco menos que pecado mortal. Esto sucede en una sociedad enferma“.