¡¡ÚNETE A EL DIESTRO!! COLABORA DESDE PATREON
OPOSICIÓN AL GOBIERNO DE PEDRO SÁNCHEZ
SÍGUENOS EN TELEGRAM

Leo con estupor una encuesta del periódico “El Mundo”, cuyos resultados son: “que los españoles elogian el reinado de Juan Carlos I, pero que debe responder ante la Justicia”.

Lo primero es que nunca he creído las encuestas. Por ejemplo: para decir que a los españoles les gustan las películas de terror, lo único que tengo que hacer es ir a la puerta de un cine que ponga una de estas películas y a los que salgan preguntarles si les gustan o no. La inmensa mayoría me dirá que le gustan.

Vamos a suponer que sea cierto que los españoles piensan así. “Tiemblo Júpiter ante la estupidez de mis paisanos”. Lo único que puedo decir de Campechano Iº es que ha sido un Borbón, simplemente eso, un Borbón, y si tienen interés hay multitud de ensayos que definen a los Borbones, desde sus traiciones al Rey de Francia en el siglo XVI, al representativo de todos ellos Fernando VII.

Campechano Iº ha barrido para casa siempre que ha podido, ha ido a lo suyo y como lo suyo, la mayoría de las veces coincidía con lo nuestro, pues ha sido un rey mejor que la media. Aunque si hablamos de Justicia, sería conveniente que aclarase: “La muerte de Carrero”, “La Marcha Verde”, su excelente amistad con su hermano el rey de Marruecos, la buena relación con el marido de Isabel II y con su logia masónica, o los negocios de su yerno. Además, que significa jurar por su conciencia y honor, me refiero a varios juramentos antes y después de la muerte de Franco.

Volviendo a la Justicia. Ninguno de los encuestados ha leído la Constitución Española, este señor mientras era Rey, no cometía ningún delito. Ademas, ningún juez instructor ha iniciado proceso contra él; porque el amiguismo, las señoras en su cama, etc… no es delito. Y si lo fuera, a él no se le puede juzgar, lo dice la Constitución que no se han leído.

La gente opina, porque el que si es imputable: “traición por servir a una potencia extranjera”, recibir dinero de narcotraficantes y no declararlo, denuncia falsa, maltrato a mujeres, cohecho, prevaricación, malversación de fondos, y un largo etcétera. Él es moralmente irreprochable, porque lo dice él y sus acólitos lo repiten hasta que acaba siendo la verdad de los ingenuos e iletrados. Y ahora lo trataremos en el vídeo.

Lo cierto es que: El presunto macho Alfa tiene envidia del verdadero macho alfa.