de mal en peor
¡¡ÚNETE A EL DIESTRO!! COLABORA DESDE PATREON!!
OPOSICIÓN AL GOBIERNO DE PEDRO SÁNCHEZ
SÍGUENOS EN TELEGRAM

La frase que me sirve de título, no es una opinión sesgada, ni tampoco una mentira parecida a la que los catalanes ruines (que son bastantes) nos tienen acostumbrados. Es la constatación de una realidad que no merece esa españolísima región, aunque llevan trabajando en ello desde hace mucho tiempo. Todos sabemos que, en Cataluña, desde hace cuatro décadas está dirigida, sibilinamente, por unos gobernantes cuyo principal objetivo viene siendo lograr la independencia de España. Sin embargo, y esta particularidad los convierte en peores personas, lo han hecho mintiendo constantemente y siendo insolidarios con el resto de los españoles.

Llamándoles charnegos, para “marcar”, a quienes, por millares, y procedentes de casi toda España, han ido a esa región a formar parte de esa legión de trabajadores que les han sacado “las castañas del fuego” en múltiples ocasiones, pechando con los trabajos que menos les apetecían a ellos que tienen (según creen, y dicen) un “pedigrí” superior. Además, han contado, incomprensiblemente, con la connivencia de casi todos los gobiernos centrales, consintiendo sus traiciones y robos (porque ellos si nos han robado) a cambio de un puñado de votos.

Pero como no son tan listos como ellos torpemente pregonan, se han aliado con verdaderos vendepatrias a los que desprecian lo mismo que al resto de los españoles pero que les hacen falta para la consecución de sus fines. Y se ha impuesto, por la fuerza, una educación y una lengua excluyentes, unas relaciones de vasallaje de unos para con otros y han elegido a verdaderos inútiles para gestionar. No hay nada más que recordar algunos “personajes” de esta historia, para darse cuenta de que el barco se ha ido escorando cada vez más en manos de los Pujol, Más, Junqueras, Forcadell, el cobarde Puigdemont, Rufián, Ada Colau, y un sinfín de descerebrados, muchos de los cuales se lo han “llevado crudo”. Tan enorme es la decadencia que hay en Cataluña, que hasta uno de sus principales emblemas, el equipo de fútbol del Barcelona (que siempre han dicho -craso error- que era más que un club) está demostrando (con la pésima gestión de sus dirigentes y su sintonía con los independentistas) lo lejos que está de la ejemplaridad de otros muchos clubes, que sólo son un club).

Y desde que el inhabilitado Torra hace y deshace, cualquier compromiso con el orden, la justicia y la moralidad han desaparecido de aquella región. De la misma manera que ha desaparecido el turismo nacional y el extranjero, y continúa la perenne huida de empresas, para instalarse en otros lugares más seguros. Como verán, todo lo que aquí he referido, hace que Cataluña vaya de mal en peor.