¡¡ÚNETE A EL DIESTRO!! COLABORA DESDE PATREON!!
OPOSICIÓN AL GOBIERNO DE PEDRO SÁNCHEZ
SÍGUENOS EN TELEGRAM

Pedirle a Anabel Alonso que piense antes de escribir lo que escribe por Twitter es, visto lo visto en los últimos años, pedirle un imposible. Dado que parece que se ha cansado de su anterior faceta profesional, o que cada vez se la contrata menos, parece buscar su puesto en la política y parece estar pidiendo a gritos en cada tuit que escribe que le coloquen en algún puestecito público con el que poder ganarse la vida fácilmente.

Ayer supimos que Pablo Iglesias e Irene Montero habían tenido que suspender sus vacaciones en el pueblo asturiano de Felgueras puesto que se sentían acosados y “temían por sus hijos”. Es curioso que el vicepresidente responsable de las residencias de ancianos piense que se le va a pasar por alto una desastrosa gestión que ha costado miles de vidas, pero también es muy propio de ellos ir de víctimas cuando lo que dicen estar sufriendo no es ni una décima parte de lo que ellos han fomentado para otros.

El caso es que ese pueblo asturiano del que se han tenido que ir es, en su mayoría, votante de izquierdas y de la extrema izquierda. La actriz, o no se sabe muy bien ya que es, Anabel Alonso ha salido en defensa de Iglesias y Montero, como no podía ser de otra forma, calificando de inadmisible lo sucedido.

El caso es que Alonso no ha sido consciente al escribir ese tuit de varias cosas: En primer lugar el que la mayoría de votantes del pueblo sean de izquierdas. Segundo, su silencio cuando los acosados eran otros y tercero, el acoso que ella misma practica a través de las redes sociales cuando gente anónima contesta a sus tuits y ella lo comparte con sus seguidores para echar a esa gente a los leones. Se le ve el plumero…

 

2 Comentarios

  1. Tenía dudas acerca de donde ir a pasar mis vacaciones, qué mejor sitio que la gran ASTURIAS, ahora que la pareja tóxima marquesitos de Galapagar se han largado con el rabo entre sus patazas. Fueraaaaa…..

  2. En Españistán hemos pasado del ‘Jarabe de palo’ al ‘jarabe democrático’.
    Espero que sus señorías no tengan que probar el ‘jarabe iraní’ (horca en una grúa para homosexuales) o el ‘jarabe del Ché’ (un tiro para los amanerados) o el mismísimo ‘euskojarabe’ (te deja el trasero con aroma a amonal) o el ‘jarabe checo’ (tan aficionados los socialistas a su reparto).
    Pandereta y vino.

Comments are closed.