tele
¡¡ÚNETE A EL DIESTRO!! COLABORA DESDE PATREON!!
OPOSICIÓN AL GOBIERNO DE PEDRO SÁNCHEZ
SÍGUENOS EN TELEGRAM

La televisión de antes, nos preguntamos, ¿es mejor que la de ahora? ¿La tele ha perdido fuerza para lo que fue creada? Dentro de los debates para qué sirve la citada caja tonta, en aquellos tiempos decían que era para entretener, educar, informar y según mandaban los cánones y reglas de antes. Ahora hay noticias, en vez de informar, desinforman. Ahora es verdad que le tele ha cambiado por el marketing y por el tipo de personas. De esto y de la falsa moral y ética de todos, la estamos cambiando de manera vertiginosa y, lo que es execrable, la hemos convertido en una casa de citas. Aquellos programas de antaño se fueron por la puerta de atrás.

El objetivo de las televisiones es ahora solamente para ganar dinero fácil y en su mayoría con falta de moral, donde presume de decencia, cuya dignidad es el reflejo en su mayoría de los programas existentes desde hace bastante tiempo. Eso sí, hay televisiones y tele…visio…nes. En una entrevista que le hicieron a un personaje público en un periódico me quedé con esta respuesta: “¿es necesaria una televisión en casa?

Bien es verdad que esta televisión que tenemos la hemos creado entre todos y si encima tenemos a la vista los programas más visto de la semana y del mes, donde nos van inculcando las difusiones que estos quieren y si a estos programas le ponemos a personas creadas para estos fines, apaga y vámonos: tenemos televisión a la carta, ahora me pregunto ¿a qué carta?  He visto este día los 10 programas más vistos, donde he observado que el primero se encuentra los deportes de antena 3. Así, como lo oyen, y sálvame limón entre los primeros puestos.  Que un programa de deportes, sea el más visto, dice mucho de la clase de telespectadores que tenemos en España.

La creatividad y la imaginación se ha perdido, se ha descarriado en los programas de las teles hacía personas, como he dicho fáciles de contentar, donde les va la bulla, las peleas de los tertulianos peleones y camorristas encarados ensañándose unos con otros y si no les gusta a algunos de estos parlanchines, se levanta y se van. Y los invitados y palmeros de turno se quedan tan tranquilos, no se salen del guion establecido. Aquellos    Chiripitifláuticos o los payasos de la tele incluso Cesta y Puntos se marcharon por la puerta de atrás. Atrás quedaron los programas infantiles, el amor fraternal y noción a la familia. para traernos, calamidades, miserias, intrigas y maquinaciones.

Las noticias televisivas, las que nos traen los presentadores de turno, según sean estos, las vemos distorsionadas donde muchas ellas, las vemos después con unas desinformaciones falsas y con palabras manipuladas, las cuales, muchas de estas noticias, son las que quieren conocer estos incautos que se ponen delante da la caja tonta. Antes hablábamos de los programas de la tele, ahora solo se escucha a los televisivos personajes que hormiguean entre los intremedios por los platos. Cuenta una leyenda de que existieron tiempos en que los niños y jóvenes lograban ser felices sin televisión.