OPOSICIÓN AL GOBIERNO DE PEDRO SÁNCHEZ
SÍGUENOS EN TELEGRAM

Parece que este mundo ya está hecho para los que, exclusivamente, saben usar internet, tienen internet en su casa, teléfonos inteligentes e incluso conocimientos que no tiene por qué tener. Pongan, por ejemplo, a una persona mayor en un aeropuerto a intentar sacar una tarjeta de embarque delante de una de esas máquinas automáticas que no entiende casi nadie, le puede dar algo.

Pero por otro lado, está lo que viene sucediendo en los bancos últimamente con estrictos horarios para pagar recibos en ventanilla e incluso disponer de dinero, de tu propio dinero, sobre todo para esas personas mayores que no están acostumbradas a utilizar cajeros automáticos y que tampoco saben hacerlo. Ni siquiera están obligadas a saber hacerlo.

Los bancos utilizan todo tipo de estrategias para prescindir a toda velocidad de sus empleados y, en muchas ocasiones, esos empleados colaboran con los bancos poniendo las cosas muy difíciles a los clientes cuando, estamos seguros, tendrán formas de camuflar operaciones que en realidad no son tan graves y que pueden facilitar la vida de la persona a la que están  atendiendo.

Por eso nos ha gustado tanto la anécdota contada por el usuario de Twitter @GiuIianoDMedici y que le sucedió a su abuela cuando pretendía retirar en caja 50 euros de su cuenta, 50 euros que son suyos. Estamos llegando a un extremo en el que los clientes de los bancos parece que estamos al servicio de ellos y no al revés. Lean la respuesta de esta señora, es fantástica.

2 Comentarios

  1. Esta señora tiene la inteligencia emocial de la que carecen los adictos a las tecnologías. Acaban la mayoría en el psiquiatra.
    Yo me niego a ser controlada. No quiero móviles. Mucho menos los de “ultimísima generación” Seguramente porque – por causa de vivir en una urbanización en la sierra en una época de mi vida- tuve que tener de los primeros que hubo. Acabé harta del control ejercido por cualquiera sobre mí. Asi que tengo un movil prehistorico sólo para comprar en las webs.
    El móvil prehistorico está siempre en casa. No lo llevo nunca encima. Salgo entro y nadie ejerce sobre mi control alguno. Soy “relativamente” libre. Sin ataduras.
    Como todo el mundo lleva móvil, si algún día lo preciso, me ofrecen diez en un momento. Todos desenfundan como si se tratara de pistolas en el oeste.
    Mi banco también se ha puesto muy estrecho. Incluso si quiero alguna consulta debo “pedir cita previa”. Y estoy pensando comprarme una caja fuerte ignifuga y precindir totalmente de banca alguna.
    Volver al origen, a la simplicidad a vivir plenamente va a ser la mejor terapia que puede tener un “interconectado”. Son verdaderos adictos al móvil y a cualquier tecnología inutil. No viven en absoluto la vida ni las pequeñas cosas. Yo me di cuenta cuando tuve uno de los primeros móviles hace muchos años, que al cambio me costó la barbaridad de 700 euros de entonces.

  2. Genial jaj.

    Un banco nunca será tú amigo, no hablo de la mayoría de buena gente explotada y precarizada en sus puestos de trabajo.

    Su principal fuente de ingresos es la deuda y préstamos etc. creando dinero de la nada desde que se inventaron, y harán lo posible para no perder su negocio. Así como Patrias o personas tengan la necesidad de “esclavizarse” y no progresar económicamente para depender siempre del usurero banquero ¿sorrosero?, y si no pagas arramplan con todo, “siempre ganan”, o les dejan ganar, tú “amigo” el dirigente político de turno.

Comments are closed.