OPOSICIÓN AL GOBIERNO DE PEDRO SÁNCHEZ
SÍGUENOS EN TELEGRAM

El fanatismo que tiene la izquierda por el impresentable inútil de Fernando Simón llega a extremos completamente ridículos. Se tatúan su cara, hacen camisetas, defienden lo indefendible, quieren poner su nombre a calles o incluso se inventan ridículas historias para defender a un tipo medio tonto e inútil que, además, es mayorcito para defenderse él solo.

Publicaba un tuit el exministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, en el que expresaba su desacuerdo con el diseño elegido por Simón para una mascarilla con la que va a asistir a un homenaje por las víctimas de las que él es uno de los máximos respomsables. Como todos sabrán, a Simón no le ocurrió otra “charlotada” mayor que asistir con esa ridícula y ofensiva mascarilla de tiburones que no era nada apropiada para un acto como ese.

Pero enseguida aparecieron los forofos enfervorizados de Simón a defender lo indefendible y a criticar a Zoido de una forma injustificada. Pero lo mejor llegó cuando un usuario de Twitter le contó a Zoido que la mascarilla de Simón se la había “hecho la madre de una víctima de COVID que logró superarlo”. Y lo mejor es que todo es que dijo lo hacía sin saber, o porque se lo habían contado o, peor, porque se lo había inventado.

Y es que al poco tiempo apareció otro usuario de Twitter mostrando un pantallazo de las mascarillas de Simón fabricadas por una empresa llamada ‘Zavaskayadesigns’ y anunciadas a través de Instagram.

 

 

1 Comentario

  1. ¿Se tatúan su cara?, increíble, a lo que llega la estupidez, que peligro. Pues como sean mayoría los tontos peligrosos y dañinos, pobre España y su mayoría de pueblo soberano.

    Para poder votar y la responsabilidad y riesgo que conlleva habría que pasar un psicotécnico como en todo lo que lleve alta responsabilidad y peligro etc..

Comments are closed.