Esta mañana se ha producido una grave revuelta de inmigrantes en Albacete, habitantes de un asentamiento ilegal en la Carretera de Las Peñas de la capital. Con gritos tales como “aquí mandamos nosotros” o “españoles de mierda” se han dirigido hacia un restaurante de la capital, “El Badil”, y han comenzado a increpar a los clientes del mismo y a intentar amedrentarlos hasta que el restaurante ha cerrado sus puertas ante la falta de efectivos de la Policía y para evitar males mayores.

Los inmigrantes, más de un centenar, han sido reducidos por la Policía tras más de una hora de protestas. Además se han saltado el confinamiento ordenado en el asentamiento en el que residen ya que se habría detectado algún caso de nuevo contagio por coronavirus.

Tras verse obligado a cerrar por los altercados, el restaurante ha hecho público un comunicado del que se ha hecho eco ‘El Digital de Albacete‘ y en el que ha expresado sus quejas por los sucedido indicando, entre otras cosas,”la única presencia policial era de unos 10 agentes de la Policía Local y varios de la Policía Nacional, por lo cual la situación ha sido caótica y poco menos que de guerra, amenazando a quienes intentaban grabar con sus móviles, golpeando coches que pasaban y gritando “españoles de mierda”.

Añaden, además, en ese comunicado que los máximos responsables de todo lo sucedido son los políticos, ya que “no han hecho nada durante años y esto se veía venir desde hace mucho tiempo”. También pregunta a los políticos y autoridades: “¿Se van a hacer ustedes cargo de las pérdidas de mi negocio hoy?”

Mucha permisividad es la que hay con toda esta gente y después suceden cosas como estas. Se creen con derecho a todo y con derecho a hacer exactamente lo que les da la gana a costa de todos los españoles. Las consecuencias de lo que ha pasado hoy en Albacete podrían haber sido más graves tal y como se aprecian en las imágenes de los vídeos que han aparecido en redes sociales. ¡Ya está bien!