OPOSICIÓN AL GOBIERNO DE PEDRO SÁNCHEZ
SÍGUENOS EN TELEGRAM

La verdad es que no entendemos demasiado bien la visión empresarial de algunos empresarios, en este caso un hostelero, pero si eso es lo que quiere, nosotros encantados de darle publicidad gratuita. Se trata de un bar de Santiago de Compostela que está en la misma plaza en la que, recientemente, se celebró un acto electoral de Vox.

Al hostelero, dueño de un bar llamado ‘Café Literarios’, le debieron entrar sarpullidos por todo el cuerpo puesto que relata en ‘La voz de Galicia‘ que aquel día se le llenó la terraza de personas “con banderitas de España” y eso le debió poner enfermo, a pesar de que, tal y como reconoce en la misma entrevista, no podía echarlas por “sus ideas políticas”.

Pero como al tal Suso Pais, que es como se llama el dueño del negocio, le sentó fatal ganar dinero con clientes de la “ultraderecha”, resulta que ahora ha decidido donar el dinero recaudado esas días a una ONG que se dedica al tráfico de personas, a Open Arms, muy listo el tal Suso.

Pues queridos amigos ya saben, si son ustedes simpatizantes, militantes o votantes de Vox. Si son de Santiago de Compostela o tienen previsto ir por allí, el dueño del ‘Café Literarios’ en Santiago no quiere verles ni en pintura como clientes. Pues, la verdad, en casos como este los deseos de estos sujetos son órdenes. Nosotros ni pisaríamos por un local regentado por un elemento como este.

 

1 Comentario

  1. Yo soy de Santiago de Compostela,pero ahora vivo en Málaga,y seguro que tengo entrado en ese bar,cosa que no volveré a hacer si algún día voy a mi tierra,este señor me da verdadero asco,seguro que si va alguno de ETA no le pone pegas,no hace falta ser muy listo para saber por donde va este señor,os aseguro que este elemento no es de los que vota a Fejóo,lo veo un nacionalista más radical,así que votará al BNG,esos seguro que tienen cabida en esa taberna,yo vote a VOX, o vote a quien me de la gana,ese local no lo pienso pisar,por mi el dueño puede ir a tomar por donde le gusta a Marlaska.

Comments are closed.