OPOSICIÓN AL GOBIERNO DE PEDRO SÁNCHEZ
SÍGUENOS EN TELEGRAM

La situación sanitaria y económica es gravísima, probablemente mucho más grave de lo que pueda parecer a simple vista puesto que, creemos, psicológicamente todos tendemos a intentar normalizar un poco las situaciones adversas cuando las vivimos en primera persona. Además, esta situación que estamos viviendo con el coronavirus tiene un condicionante especial que no se había dado hasta ahora: que la sufrimos todos sin excepción, bueno, con algunas excepciones, ya nos entienden.

El caso es que hemos leído una noticia en ‘La Razón‘ que nos ha dejado completamente helados y que dice lo siguiente: “Los fabricantes de la vacuna piden al Gobierno inmunidad legal ante posibles efectos adversos. Negocian que Sanidad cubra la responsabilidad subsidiaria en caso de posibles fallos de seguridad que se detecten derivados de la rapidez de la investigación”.

¿Qué les parece? ¿Les tranquiliza leer algo como esto? ¿Se pondrían una vacuna en estas condiciones o preferirían arriesgarse a contagiarse del virus viviendo una vida más o menos normal? Ahora que tanto se habla y que tantas informaciones están surgiendo sobre la posibilidad de que varias empresas tengan casi a punto la vacuna del coronavirus y en pleno debate sobre la conveniencia o no de ponerse esa vacuna, ¿estarían tranquilos si definitivamente se la ponen?

Y además nos preguntamos, ¿puede un gobierno obligar a que una persona arriesgue su vida metiendo en su cuerpo algo en lo que no confía, con lo que no está de acuerdo y que quienes lo fabrican pretenden no hacerse responsables? A medida que pasa el tiempo y los acontecimientos se van desarrollando va creciendo nuestra preocupación. Esto está yendo de mal en peor y la verdad, ya no sabemos como acabará pero no tiene pinta de que vaya a acabar bien.

 

COLABORA CON NOSOTROS CON PAYPAL

5 Comentarios

  1. Cuando es el gobierno el que presiona para que saquen una vacuna ya, sin respetar los protocolos habituales, veo normal que no quieran tener la responsabilidad civil de las probables consecuencias. Obviamente yo no me vacunaré mientras pueda.

  2. No me pongo la de la gripe. Seguramente por eso estoy viva. Todos aquellos que han fallecido o están estado quasi de muertos vivientes tras pasar por las respectivas UCIS tenían como denominador común que se la habían puesto. Con lo cual se demostró que la vacuna potenció los efectos del coronavirus. Y no a la gente de edad. Porque han fallecido jóvenes cuya profesion era la de funcionario bien de policía y guardia civil, bien sanitario, bien funcionario de prisiones o de cualquier otra administración, que por obligación se la habían puesto.
    Tampoco me pondré la vacuna del coronavirus.

  3. Hemos enterrado a un amigo joven, fuerte, no bebía ni fumaba, deportista,sano hasta el extremo. Falleció como resultado de las gravísimas lesiones del coronavirus. Se había vacunado contra la gripe por prescripción dada su profesión. La vacuna de la gripe agravó la virulencia del coronavirus.
    Y lo más hiriente: no constará nunca como fallecido por coronavirus. Así hay hasta casi 80.000 fallecidos reales según un computo matemático; porque no se suman los casos como este.

  4. La vacuna del falso bicho,que se la pongan los políticos,a mi no me hace falta ninguna vacuna,si me quieren matar, que lo hagan ellos mirando mi cara,aquí ni hace falta vacuna ni mascarillas,lo que hace falta es una limpieza de políticos, médicos traidores a su profesión,jueces y fiscales que están todos corruptos,señores del gobierno,la vacuna de Bill Gates por detrás os la metéis,mentirosos,charlatanes y farsantes.

  5. Pues mi respuesta sería seguramente la carcajada que me salió al leer la pregunta, les respondería eso, al mismo tiempo que un acto reflejo se me estiraría el dedo medio mientras retrocedían al máximo el resto.

Comments are closed.