OPOSICIÓN AL GOBIERNO DE PEDRO SÁNCHEZ
SÍGUENOS EN TELEGRAM

Se lleva hablando desde hace muchos años, sobre todo desde que el programa ‘Cuarto Milenio’ se pudiera a investigar sobre ello, de las extrañas circunstancias que rodearon a la muerte de Félix Rodríguez de la Fuente y de los dos cámaras de su equipo, Teodoro Roa García y Alberto Mariano Huéscar, así como el piloto de la avioneta en la que viajaban, Warren Doodson.

Tras recibir la denuncia de un particular, la Audiencia Nacional, de la mano del juez de la Mata -que es sobre quien ha recaído el asunto-, ha decidido solicitar a la Fiscalía una investigación sobre las circunstancias en las que se produjeron esa muertes que, según el juez, “hacen presumir la posible existencia de una infracción penal”.

Como muchos recordarán, el fallecimiento de Félix Rodríguez de la Fuente se produjo el 14 de marzo de 1980 debido a un accidente de avioneta mientras estaba realizando un programa en Alaska. Aunque las causas del accidente nunca han estado claras, en la denuncia presentada en la Audiencia Nacional se presentan dos hipótesis: suicidio o asesinato.

Aquel día en Alaska el cielo estaba despejado y siempre ha sorprendido que un piloto con la experiencia que tenía Doodson pudiera sufrir un accidente de ese tipo. Por otro lado son famosas las sensaciones y premoniciones expresadas por Félix en aquel viaje. Por un lado aquel famoso comentario de que aquel era un “lugar maravilloso para morir”, o la anécdota contada por Rafael Onieva, el fotógrafo del equipo. Onieva contó que antes de subir al avión, Félix pidió hacerse una fotografía con todo el equipo, algo que no había sucedido nunca. Además, antes de partir hacia Alaska, Félix Rodríguez de la Fuente firmó un contrato con TVE por si le pasaba algo con el fin de que no quedara desamparada su familia.

Por otro lado está la teoría del asesinato, la popularidad de Félix Rodríguez de la Fuente era enorme en España por aquellos tiempos y se rumoreó que estaba barajando la idea de presentarse a las elecciones para presidir el gobierno. Su biógrafo, Benigno Varillas, ha afirmado que encontró “facetas de Félix que podían haber sido molestas, que podrían haber generado algún conflicto y por qué no podría ser que el hombre hubiera sufrido un atentado o un accidente provocado”.

También afirma que decidió presentarse Presidente del Gobierno pero que desde la UCD, José Antonio Fernández Ordóñez, hermano del político que estaba con Adolfo Suárez en el partido, le dijo que no podía aspirar a las elecciones. Fernández Ordoñez y Rodríguez de la Fuente fueron juntos a RNE a desmentir que fuera candidato para la presidencia.

El caso es que ante todas las teorías no resueltas y la desaparición de las grabaciones de Teodoro Roa, que estaba grabando cuando se produjo el siniestro, han quedado muchas dudas sin resolver que, esperemos, esta denuncia ante la Audiencia Nacional pueda hacerlo.