ley

OPOSICIÓN AL GOBIERNO DE PEDRO SÁNCHEZ

SÍGUENOS EN TELEGRAM

Las personas individuales y pertenecientes en sus trabajos tienen una idiosincrasia de enormes dimensiones, una singularidad excepcional unos deberes y leyes que debemos observar en cualquier ámbito de la vida, pero aquí en España y digo España, al menos yo no la entiendo, ya que nosotros estamos hechos de distinto material humano, donde la decencia se marchita en cuanto tenemos la oportunidad de escamotearla, y no me digan que en otros países posiblemente será lo mismo. Ya lo he dicho, nosotros no tenemos esa moralidad en cualesquiera de los paisanos, pero tratándose de políticos y, si además son o han pertenecido en esa aureola, en ese halo, que le circunda en esa falsa moralidad en los que se tiene estos privilegiados los hombres de la ley mejor que mejor. Se las saben todas, incluso sin ser jueces o magistrados o algunas de las profesiones que imperan en esa ley, que siempre se ha dicho que, quien hizo la ley, hizo la trampa.

En este caso hemos visto estos días en la prensa, ha sido en VOX, que lo mismo que ha pasado en este partido, ha pasado y seguirá ocurriendo en otros partidos de este arco, que nunca parlamentario de esta España corrompida y espoliada por los cuatros costados que tiene esta nación. Y, no me digan que son flaquezas, debilidad que imperan en el ser humano. Hay que reconocer que muchas veces se encuentra uno personas que nos pueden dar el zarpazo y dejarnos desnudos ante esta, al parecer, traición y porque no decirlo perjurio. Es ahí donde yo encajo esa moralidad que debe imperar en la persona que trabaja para el bien común, moralidad intachable que debe tener todo servidor de la patria.  Y, si se me apura un poco más, conocedor de las leyes, pero vuelvo a repetir que quien hizo la ley, siempre se ha dicho, que hizo la trampa, al menos esos es lo que se dice en la jerga mundana.

He leído en ABC que Francisco Serrano, diputado, abandona sus cargos tras conocer la decisión de la Fiscalía Superior de Andalucía de interponerle una querella criminal al atisbar indicios de un presunto delito de fraude de subvenciones con relación a la ayuda estatal de 2,5 millones de euros que recibió en 2016 por la sociedad limitada Bio Wood Niebla, de la que era socio, una ayuda que ni justificó ni devolvió.

Aquí no vale seguir cobrando los euros, manantial libre, del estado, por los votos sufragados por los votantes, sino que hay que tener una pobreza de espíritu darse de baja en el partido y seguir cobrando de ese “poder” que le otorga el cargo que como dice este mismo periódico, “como juez había perdido ese aforamiento ya que no ejercía la carrera judicial sino como abogado y político”. El juez Serrano abandona VOX, pero mantiene su escaño y se blinda en los tribunales, sabia y arbitraria decisión que le otorga la prerrogativa de esa ley que solo Dios, sabrá hasta cuando seguirán estas prebendas para estos hombres de la ley.

Sabemos que muchas veces los partidos por rellenar e inflar, muchas veces, sin conocer los candidatos, corren para anunciarlos lo antes posible como si se tratara   de una competición, después, pasa lo que pasa. Este, al parecer, Francisco Serrano mantiene solamente su acta, acta que le da el poder de cobrar sus buenos dineritos, sufragados por personas engañadas, y a un partido que con ilusión y sueño les ha engañado mientras el, sí que ha engañado a todo un partido que debe tener otro tipo de miramiento y psicología al buscar personas para defender a España y al propio partido de VOX.  Por contrario seguirá siendo un partido más entre todos los asistentes en este manoseado arco parlamentario.  Cuanta verdad hay en esta frase: todos los hombres están hechos del mismo barro, pero no del mismo molde.

1 Comentario

  1. Y si encima pones al juez o fiscala amiga del alma debe favores, pues tienes la justicia y las leyes “perfectas e iguales para todos”.

    Siempre alguien se cuela y se colará seguro. No me canso de repetirlo, en política y altos directivos los psicópatas se multiplican x5, y en España hay 6.000.000 de psicópatas puros o psicopáticos, un 12% de la población aprox., y en algún lado andarán, y saben disimular, manipular y teatralizar e interpretar su papel de que son “normales y buena gente y sus intenciones”, no es fácil detectarlos para la mayoría y me incluyo.

Comments are closed.