SÍGUENOS EN FACEBOOK
SÍGUENOS EN TELEGRAM

Que Pedro Sánchez es un jeta es algo tan evidente como que por las mañanas sale el sol y por las noches la luna y las estrellas. Que es un vago no es algo que descubramos ahora, quería ser presidente para pegarse la vida padre y se la está pegando a pesar de la que nos está cayendo encima. Pero a Pedro Sánchez le faltaba por demostrar algo más a todo el pueblo español, que es un puñetero cobarde que no se enfrenta cara a cara con los problemas que genera él mismo y mucho menos se atreve a enfrentarse con los españoles de los que vive.

Hoy se celebra el funeral de estado por las víctimas del coronavirus y este miserable cobarde que tenemos como presidente, este irresponsable al que echaron hasta de su partido ha huido hacia Portugal como alma que lleva el diablo, que ese seguro que también es su futuro en la eternidad.

Pero por si eso fuera poco, este individuo sigue con su discurso globalista indisimulado. Con el paso que le han marcado los que verdaderamente le mandan y los que mandan de verdad en España, sin pudor alguno a lo que le pueda decir la gente porque a este lo único que le importa de la gente es que pague para que él pueda darse la vida padre y su mujer se pueda pegar la gran vidorra en las Marismillas.

Más de cincuenta mil muertos en España, una crisis terrible, un futuro oscurísimo y atentos a lo que nos suelta este menda desde Portugal: “Encuentro con @antoniocostapm. Relanzamos nuestra relación con Portugal, trabajando unidos en la recuperación y en los retos que tenemos por delante. La transición ecológica o la despoblación son desafíos que debemos abordar conjuntamente, en beneficio de portugueses y españoles”.

Ahora imaginen lo que le ha contestado la gente, nada anormal, simplemente lo que merece.