maestros
OPOSICIÓN AL GOBIERNO DE PEDRO SÁNCHEZ
SÍGUENOS EN TELEGRAM

Una vez más, el colectivo de maestros –digo y me refiero al colectivo aunque sé que hay algunos maestros, que tienen verdadera vocación y hacen lo imposible por ejercerla aunque al final, la manada acaba por impedírselo- nos dejan muestras de su falta de vocación y responsabilidad para ejercer el trabajo, por el que se les paga y aprovechando la situación que se les presenta, para ejercer su máxima prioridad y que no es otra que la trabajar menos. Aunque esta reflexión viene motivada por hechos acontecidos en Tomares en la provincia de Sevilla, uno de los pueblos de mayor renta per-cápita de España, es válido para toda la nación pues se, que comunicados en términos parecidos, se están produciendo por toda la geografía nacional.

En este pueblo, la comunidad docente, directores de colegios en general, ha emitido un comunicado en el que más o menos viene a decir que dar clase con garantía sanitaria y con las normas ya establecidas por la autoridad competente, es del todo imposible. No dejan de recordarnos, que los centros educativos de la localidad de Tomares sufren desde hace años una masificación con aulas atestadas, módulos prefabricados que no reúnen las condiciones mínimas para una docencia digna y la utilización como aulas polivalentes de todos los espacios comunes y aulas específicas de los centros. Además de pedir un baño para cada alumno, más o menos  y casi, una clínica privada. Medidas, que para nada se hacen observar en tiendas, bares, playas y demás lugares que también son de necesario consumo, para profesores, alumnos y para el resto de los mortales.

Sorprende que sea en Tomares, que yo sepa el único pueblo de Sevilla, donde se ha emitido un comunicad en este sentido, derrochando tantísimo celo con la salud de los alumnos. Contrasta la visión de los maestros con la de los padres de los alumnos. Que se sepa, nada ha cambiado, todos quieren vivir en Tomares. Todos los padres quieren traer a sus hijos a los colegios de Tomares. Los parámetros para la calidad de vida en este municipio, son muy superiores a la media. Cuanto se preocupan los “formadores” (me gustaba más “educadores” pero hace ya tiempo que estos, manifiestan que la educación de los alumnos no es su responsabilidad que para eso están los padres)  por la salud de los niños y cuan poco por su formación. Parece que tuvieran los papeles cambiados con los sanitarios, esos que quieren curar a sus pacientes,  desde el otro lado del teléfono. Esta falta de pudor al expresar sus pocas ganas de trabajar quizás esté alentado por la predisposición que muestran los responsables políticos  con todas sus demandas y que olvidan recordarles que la prioridad debe de ser la formación de sus alumnos.

El colectivo de maestros públicos en España fue uno de los primeros, luego vinieron todos los demás colectivos,  en darse cuenta de lo que en el actual régimen conlleva, “agarrarse a la teta del estado” y gracias al poder de sus sindicatos, que no dejan de exigir, menos trabajo, mas sueldo y nulas responsabilidades. Fruto de todo ello, es la perversión total del Régimen del 78 que ha permitido toda clase de ignominias a un extremo y al contrario contra la justicia. Que lejos quedaron aquellos maestros de autentica vocación, consciente de que en sus manos estaba el futuro de la sociedad y con ello, también el de sus hijos, esos mismos hijos, que al parecer a los maestros de hoy, les importa un rábano, muchos no los tienen, y si los tienen, los mandan a Estados Unidos, lo ganan muy bien,  y problema solucionado. La empatía social prácticamente ha dejado de existir para ser sustituida por las directrices públicas, instalando en la sociedad una  psicopatía generalizada, aunque esta definición,  haya sido eliminada por el  neo-lenguaje que nos están imponiendo.

1 Comentario

Comments are closed.