OPOSICIÓN AL GOBIERNO DE PEDRO SÁNCHEZ
SÍGUENOS EN TELEGRAM

El espectáculo al que estamos asistiendo con el caso “Dina” por parte de Podemos es, ciertamente, lamentable y demuestra que poca gente hay en España tan machista como Pablo Iglesias y su sumisa pareja, la ministro de Igualdá, Irene Montero.

Y todo esto en palabras del propio Iglesias. No es ni medio normal que se quede con algo que no es suyo para “proteger” a Bousselham. No es ni medio normal que coloque a su pareja de ministro y no es ni medio normal que esta asista sumisa y sin abrir la boca a todas las hazañas de macho alfa que protagoniza. Por no hablar de la famosa frase de “la azotaría hasta que sangrase” sobre Mariló Montero, ese tipo de frases, podemos asegurarles, no entran ni en conversaciones privadas de una inmensa mayoría de los españoles.

Pero lo peor de este caso no es que estemos hablando de relaciones íntimas, de fotos más íntimas todavía o de relaciones personales. Lo peor es que podemos estar hablando incluso de casos de espionaje y eso es algo que es mucho más serio porque nos afecta a todos sobremanera.

El caso es que en el Senado se ha hablado sobre este asunto y una senadora del PP, Sofía Acedo, lo ha hecho sin ningún tapujo dirigiéndose a la ministro de igualdá, a la sazón pareja de Pablo Iglesias y crítica acérrima de comportamientos como el de su pareja, pero solo para los demás. Para ella todo vale con tal de seguir en el puesto. Lamentable, menudo ejemplo de mujer y siendo, además, tan joven como es.