OPOSICIÓN AL GOBIERNO DE PEDRO SÁNCHEZ
SÍGUENOS EN TELEGRAM

Lo que hemos podido escuchar en una reciente rueda de prensa de Fernando Simón, creemos que es ya lo último que nos faltaba por escuchar. Simón, nos habla de ciencia, nos dice lo fácil que es equivocarse para los científicos y lo mucho que se rectifica en la ciencia pero, alucinen, nos dice que las decisiones que se han tomado a lo largo de esta pandemia no las ha tomado él. ¿Está echando balones fuera? O más grave todavía: ¿Está culpando directamente al resto del gobierno del desastre que se ha generado con el habitual “yo solo cumplo ordenes”?

De una forma o de otra, lo dicho por Fernando Simón es gravísimo y constituyen, en sí mismas, las declaraciones más graves realizadas por este individuo desde que comenzara toda esta desgracia que estamos viviendo. Es lo más grave, con diferencia, que hemos podido escuchar a Fernando Simón.

Y con todo esto, es inevitable preguntarse: ¿Diría lo mismo delante de un juez? Porque Fernando Simón tiene muchas denuncias pendientes en el juzgado de afectados por la pandemia. El hecho es que, si esto lo dice delante de un juez tendrá que apuntar a los culpables y tendrá que contar quiénes son los responsables de todo lo sucedido si él no se considera como tal.

El caso es que, por mucho que nos quieran decir en las cifras oficiales, los muertos por coronavirus son muchísimos más de los que nos cuentan, unos dicen que son unos 50.000 y nosotros creemos que la cifra está en unos 90.000. Si tiene algo que contarnos este es el momento.

1 Comentario

  1. La izquierda tiene un enorme poder de control mental a través de la propaganda. Eso lo desconoce la derecha, que queda perpleja cuando los ve actuar así. Porque- desde el mundo conceptual de valores de la gente de derechas- no conciben como no les provoca a los siniestros disonancia cognitiva (cuando estás viendo una cosa y te están diciendo la contraria).
    Los votantes de la siniestra no abstraen ideas, simplemente repiten mantras. Ya pueden estar viendo asesinar a alguien que no podrán discernir lo que están viendo, si su partido les dice que asesinar no es malo. De hecho para ellos, matar al disidente no es malo. Se debe matar a alguien por llevar tirantes con la bandera de España, apalear a quien luzca una bandera nacional, asaltar Iglesias etc. Todo ello es considerado ncluso bueno. Los jueces -además- les eximen de culpa, porque forman parte de su aberrante mundo conceptual. Son sus mejores valedores.
    Para ellos el genocidio que han perpetrado en España, no es tal. Su único fin es su sillón. El resto es “circunstancial”. Todos los españoles son meros objetos. Y si se precisa, se les destruye.
    La siniestra, como todo delincuente, no tiene sentimiento de culpa ni de responsabilidad personal.
    No sólo puede derivar la responsabilidad a otros, sino salir como héroe cuando son los villanos. Salir como víctima cuando son los genocidas.
    Ahi lo tienen con su moto y su camiseta propagandística, bailando sobre sus propios cadáveres.
    Y esto puede ocurrir como decía mi padre “porque en España no hay padres” (lo decía siempre que violaban a una chica. Repetía esto ¿Y esa niña no tiene padre?)
    En España las víctimas “se han quedado sin padres” que haga por ellas los deberes.
    No sólo es SImón. Son los españoles, que están MUERTOS.

Comments are closed.