OPOSICIÓN AL GOBIERNO DE PEDRO SÁNCHEZ
SÍGUENOS EN TELEGRAM

A las nueve menos cuarto de la mañana del 13 de julio de 1983, ETA asesinaba a tiros en las inmediaciones de la estación del ferrocarril de la localidad vizcaína de Sopelana al policía nacional MANUEL FRANCISCO GARCÍA SAN MIGUEL, cuando regresaba a su domicilio tras acabar su servicio como conductor de un coche celular del 091 en Guecho.

Manuel se vistió de paisano antes de salir de la comisaría de Guecho, y se dirigió a la estación para coger el tren con destino a Sopelana, donde vivía con su familia desde dos meses antes. Era un trayecto de apenas cinco kilómetros. Al llegar a Sopelana, el policía se apeó del tren y, cuando se disponía a dirigirse hacia su domicilio, en la calle Zubike, dos individuos se le acercaron por la espalda y le dispararon dos tiros en la cabeza, provocándole la muerte casi en el acto. Cuando estaba ya en el suelo, los terroristas lo remataron con un tercer disparo. En el lugar del atentado se recogieron posteriormente tres casquillos marca SF, calibre 9 milímetros parabellum. Manuel recibió los disparos en el cuello y el pecho y quedó tendido en el suelo, en mitad de un gran charco de sangre.

El gobernador civil de Vizcaya, Julián Sancristóbal, hizo por radio una petición pública de colaboración ciudadana, y advirtió a los autores del atentado “que no descansaremos hasta localizarlos, que vamos a ir por ellos y que lo van a pagar sin ninguna duda”. Lo cierto es que, a día de hoy, no se sabe quiénes acabaron con la vida del policía nacional.

Manuel Francisco García San Miguel era natural de Guitiriz (Lugo). Poco menos de un año antes había sido destinado a la agrupación de conductores de Bilbao y estaba adscrito al parque móvil de la comisaría de Guecho. De 27 años, estaba casado con Milagros Fernández y tenía una hija que había nacido poco antes de ser asesinado. La capilla ardiente quedó instalada en el acuartelamiento de la Policía Nacional de Basauri, donde al día siguiente se celebró el funeral por su alma.

Fuente

COLABORA CON NOSOTROS CON PAYPAL

1 Comentario

  1. Asesinos :ahora los asesinos están en el parlamento vasco y en el español,además de ser socios del Frente Popular,señores asesinos de ETA,yo ni olvido ni perdono,yo no os tengo miedo terroristas,cuando alguien os hace frente,huis como cobardes que sois mucho ladrar y tirar piedras,pero si alguien se salta el cordón policial que os defiende en vez de defender a quien tienen que defender,.escapáis como cobardes,porque no tenéis ni media hostia, de ahí lo del tiro en la nuca,por detrás,porque no tenéis copjones a dar la cara.

Comments are closed.