SÍGUENOS EN FACEBOOK
SÍGUENOS EN TELEGRAM

La sección sindical de CCOO en Televisión Española acaba de difundir una hoja informativa que, de ser cierta, supondría que el director de informativos de la televisión pública, Enric Hernández, se habría plegado de una forma gravísima a los intereses del gobierno y demostraría, por escrito, la falta de libertad que existe en esa empresa pública y su servilismo absoluto hacia el gobierno socialcomunista que padecemos.

Parece ser que Hernández, por error, envió un documento word al sindicato que iba dirigido al gobierno. En ese documento titulado “respuestahacienda”, Hernández habría redactado una respuesta para que la titular de Hacienda, María Jesús Montero, contestara a una pregunta parlamentaria realizada por el Partido Popular sobre TVE. Antes de publicar la hoja informativa, CCOO comprobó que Montero contestaba en el parlamento literalmente lo mismo que Hernández había redactado en este documento. Es decir, el director de informativos abandona por completo su supuesta independencia política y se dedica a dar cobertura al gobierno.

Este hecho constituye en sí mismo una aberración absoluta pero demuestra, una vez más, que en TVE no se trabaja de una forma independiente y con el objetivo de dar un servicio público, sino que se trabaja a las órdenes del gobierno de una forma obscena en la que ni siquiera hay algún tipo de disimulo.

De ser todo esto cierto sería una prueba evidente, una más, del servilismo de TVE al gobierno de Pedro Sánchez y la demostración palmaria de que este gobierno utiliza una empresa de todos con fines partidistas y publicitarios. Lo de los “viernes de negro” ha pasado a la historia. Parece que los empleados de TVE que tanto se quejaban no tienen ningún problema en que les manipulen ya que lo único que les importa es quién lo haga. De vergüenza lo que se hace con el dinero de todos. Y esto está denunciado por CCOO, ellos no son sospechosos de ser de extrema derecha ni nada parecido, esa excusa no la puede utilizar ni TVE ni el gobierno para justificarse.