SI TIENES DUDAS LEGALES, NUESTRA ASESORÍA JURÍDICA LAS RESUELVE DE FORMA GRATUITA
#AyudaEntreCompatriotas
TODAS LAS REDES SOCIALES DONDE PUEDES ENCONTRARNOS, HAY QUE ESQUIVAR LA CENSURA

Más de 1.500 especies vegetales, 40 de mamíferos, 142 especies de aves, siete de peces, diez de anfibios… El Parque Natural del Lago de Sanabria y alrededores ofrece además valiosos recursos geomorfológicos, históricos, culturales y artísticos y un amplio abanico de actividades turísticas que reportan enormes beneficios a la comarca.

[Conoce la provincia de Ávila en 360º]

Situado en el extremo noroccidental de la provincia de Zamora, en las estribaciones de las sierras de Segundera y Cabrera, fue declarado Parque Natural en 1978 con el objetivo de preservar el mayor exponente glaciar de la península Ibérica, su flora, su fauna y la pureza de las aguas de ríos, arroyos y las cuarenta lagunas que constituyen el medio acuático.

Hoy, este espacio de más de 22.000 hectáreas es Lugar de Importancia Comunitaria y Zona de Especial Protección para las Aves de la Red Natura 2000, por su peculiar geomorfología, los numerosos valores estéticos y paísajísticos, su vegetación o su avifauna.

Pero atesora también otras figuras de protección anteriores, tales como la declaración de Sitio Natural de Interés Nacional en 1946 o Paraje Pintoresco en 1953. Y el Lago que da nombre al parque y otras lagunas del Espacio Natural se encuentran además en el Catálogo de Zonas Húmedas protegidas de la región.

El importante desnivel del parque, entre los cerca de mil metros de altitud a que se encuentra la lámina de agua y los más de dos mil del pico de Peña Trevinca, convierten a este espacio en un mosaico de ecosistemas.

El Lago de Sanabria, el de origen glaciar más extenso de la península Ibérica, data del Pleistoceno Superior, hace 100.000 años, y sus principales valores giran en torno a los ambientes acuáticos lacustres de origen glaciar y la riqueza de su componente vegetal y su herpetofauna asociada.

Con más de 300 hectáreas, 50 metros de profundidad, tres kilómetros de largo, uno y medio de ancho, playas naturales, exuberante vegetación y un tapiz montañoso en todo su perímetro, constituye un extraordinario reclamo turístico, pero también sirve de refugio a una flora característica de aguas limpias, ácidas y escasamente mineralizadas, cuya calidad se puso en tela de juicio en el año 2013, cuando la Estación Biológica Internacional denunció graves alteraciones en el ecosistema por vertidos residuales incontrolados.

Volviendo a los alrededores del lago, destaca la Laguna de los Peces, que sólo 700 metros de altitud más arriba, ofrece un paisaje único que devuelve a la era glaciar. Entre uno y otra, caudalosos ríos y limpios arroyos albergan especies acuáticas de exquisito sabor, como la trucha, chachos, barbos o bermejuelas. Bosques de rebollos se extienden por todo el entorno del Parque Natural junto a ejemplares de acebos, tejos, alisos, serbales y abedules y algún castaño, y en las zonas más altas matorral atlántico y mediterráneo, formado sobre todo por brezo y melojo.

No es difícil observar en el parque águila real, halcón abejero, halcón peregrino o búho real, y entre los bosques camachuelo común, petirrojo o abubilla. Dos víboras destacan entre los reptiles, la víbora norteña y la hocicuda y ranas, tritones y salamandras integran la población anfibia. Entre los mamíferos, además del lobo, el corzo, el zorro y el jabalí, otros de menor talla se dejan ver en el monte, como la nutria o el gato montés.

Por último, la huella que dejaron impresos en sus rocas los hielos cuaternarios y la amplia historia que lo acompaña, hacen de este espacio un valioso ejemplo de la singularidad de los paisajes que conforman en España la Red Natura 2000.

COLABORA CON NOSOTROS CON PAYPAL