revolucionario del bien

OPOSICIÓN AL GOBIERNO DE PEDRO SÁNCHEZ

En el siglo XX vivió un revolucionario del bien en la vida ordinaria, desde el vivir en la historia humana una lucha temporal y espacial entre el bien y el mal, al recordarnos la revolución del siglo I que fue el mensaje del Jesucristo quién nació en una cueva en Belén, y murió crucificado en Jerusalén para decirnos que todos somos hijos de Dios y que si vivimos su ejemplo en las cosas de cada día: familia, trabajo, relaciones sociales, todos podemos ser santos; al vivir cada uno, apostando por el bien, amando a Dios y a los demás por amor de Dios en cada momento de cada día, en todas las circunstancias de la vida ordinaria, en medio del mundo, y siempre, contando con la ayuda: de la gracia de Dios, del pedir perdón y de pedirle su ayuda en todo momento, entonces triunfará el bien sobre el mal.

Y vino a recordarnos que la religión es la relación con Dios las 24 horas de cada día, en los quehaceres ordinarios, como nos dice los textos de nuevo testamento.

De este revolucionario se celebra su fiesta el próximo día 26 de junio, y se refiere a san Josemaría Escrivá de Balaguer, que hizo de sus palabras, escritos, ejemplo de vida un mensaje del bien de dar gloria Dios para que de esa manera cada uno en nuestra vida vivamos con paz, alegría y verdad como consecuencia del amor a Dios y al prójimo.

Para ello sus mensajes revolucionarios, siempre estuvieron a favor de la familia, la vida, la pureza, la justicia, hablar bien de los demás, pensar y desear el bien a todos y respetar al bien de las personas en la familia, en el trabajo profesional y en todas las relaciones humanas de la vida ordinaria.

Valores que llevan al bien. Cuántos más personas seamos revolucionarios del bien, más paz y alegría y justicia habrá en el mundo.