virtuales
SI TIENES DUDAS LEGALES, NUESTRA ASESORÍA JURÍDICA LAS RESUELVE DE FORMA GRATUITA
#AyudaEntreCompatriotas
TODAS LAS REDES SOCIALES DONDE PUEDES ENCONTRARNOS, HAY QUE ESQUIVAR LA CENSURA

Tras visita a consulta de traumatología, pospuestas tres meses por lo del virus, la especialista descubrió en la radiografía de la zona lumbar, motivo de la visita, y tras informarme que no veía nada anormal en mi estructura ósea, un puntito blanco que según decía era un cálculo renal. Tras la misma, me dirigí a mi ambulatorio a pedir cita con mi médico de cabecera, era la primera vez que lo hacía desde el inicio del Estado de alarma. Tuve que explicarle al auxiliar administrativo del mostrador, el motivo para pedirla y fue quien decidió que mi cita sería telefónica y unos días más tarde. Esto sucedió en un pueblo de Andalucía donde apenas se ha notado la pandemia si no hubiera sido por el alarmismo creado y el miedo provocado y donde en los bares, visto lo visto,  ya se permite mucha más cercanía que la que se da entre un médico de cabecera y su paciente.

En los colegios todavía hoy, es imposible acceder a las cercanías de un maestro. Todos los niños en casa. Si papa y mama tienen que trabajar, allá se las apañen. No esperen que los adalides de la conciliación familiar, en general no tienen hijos, se hagan notar. La situación en la enseñanza, con los maestros, en la mayoría de los casos es similar a la de la sanidad, y a pesar de que la mayoría de todo tipo de colectivos, están ya muy cercanos a la normalidad. La principal labor social que estos trabajadores realizan,  al menos en la enseñanza primaria, es la de tener recogidos  a los niños, y gracias a esas muchas horas de reclusión, aprenden algo, bastante menos de lo que por el tiempo empleado podría esperarse. Las circunstancias actuales, ha liberado a este colectivo en el que reposa el futuro de España, igual que de forma habitual sucede con sus enlaces sindicales, de asistir a sus clases.

Cuando me llamó mi médico de cabecera, naturalmente y través de google, ya me había informado de las consecuencias de tener un cálculo renal, como tratarlo e incluso como eliminarlo si al final no consiguiera disolverlo. Por el contrario, nuestros pequeños, desde casa no pueden aprender de forma virtual, aunque sí dificultan de forma notaria la vida laboral de sus padres. Parece que a nadie le preocupa esta situación, con los maestros hemos topao y que además ya están preparando sus largas vacaciones que son sagradas. Estas son entre otras, las consecuencias de tener un estado desproporcionado, que obliga a consumir su modelo de sanidad y de enseñanza pública y a un precio desorbitado. Todo ello,  provocado por la existencia de esos grandes sindicatos que imponen sus privilegios, muy por encima de los derechos de los ciudadanos, a los que además, les obligan a pagar largamente ese servicio que no reciben.

También te puede interesar...


Artículo anteriorPedro Sánchez es un peligroso psicópata
Artículo siguiente‘Diálogos en Libertad’ con Carlos Iturgaiz y Alejandro Fernández: “El nacionalismo vasco y catalán busca convertir España en la Albania de 1960”
Faustino
Terminadas mi obligaciones genéticas; lo de cultivar los arboles, garantizar la continuidad de la especie y escribir un libro(este lo tengo escrito aunque no publicado) me dedico a darle voz a todo lo que me descuadra en mi rededor, muy especialmente la falta de justicia en su mas alto concepto. Cuando no lo hago se me aparece mi padre y me recuerda que "nunca se ha escrito nada de ningún cobarde" como apenas puedo dar voz, escribo pequeños textos para intentar suplir "mi afonía" y ademas me esfuerzo intentando que lleguen a la gente. Tengo infinidad de escritos publicados en "círculos menores" He sido pregonero de la Semana Santa de mi ciudad, Tomares. Mi blog personal es Incorrectamente Politico, encabezado por una foto de George Orwell y su mas famosa frase: Periodismo es publicar aquello que alguien no quiere que publiques, todo lo demás son relaciones publicas.