Con el paso de los años se consolida una parcela de ocio interactivo que supone la evolución de una diversión con miles de años de historia. Los videogames y los juegos de azar han ido de la mano en muchas sociedades, hasta llegar a la actualidad, en la que su evolución ha consolidado su parcela interactiva. Un fenómeno del que cada día disfrutan millones de personas en todo el planeta, y que previsiblemente seguirá creciendo de manera sostenida en el tiempo.

En estos meses de confinamiento obligada con motivo de la pandemia del coronavirus que ha asolado a gran parte de naciones de globo terráqueo, estos juegos en línea han sido una auténtica válvula de escape, para mucha gente que encontraba en los videojuegos un compañero de viaje para hacer más amena su estancia obligada en casa.

La posibilidad que ofrecen muchos de ellos, de poder conectarse en red con amigos y familiares y jugar frente a ellos, sin moverse del sofá, es un hecho que explica su imparable progresión. Títulos como Fornite o Call Of Duty marcan la pauta, y son el ejemplo a seguir por otras muchas obras de culto, que buscan su sitio en este mercado interactivo.

Además de horas de diversión, los videojuegos ofrecen a los ‘gamers’ otros muchos beneficios para su salud, especialmente en su parcela mental. Los estímulos que fomentan la atención libera dopamina en el cerebro, y con ellos el individuo activa los neurotransmisores que son capaces de causar progreso al individuo en cuestión, 

La parcela emocional también se ve activada en el jugador. Todos estos juegos hacen potenciar todo este aspecto, ya que los sentimientos se encuentran a flor de piel cuando el jugador se enfrenta a una partida importante ante sus familiares o amigos.

Estos detalles o características no son solo específicos de los videojuegos. Los nuevos juegos de casino online han cogido la vitola de diversión en los últimos tiempos, convirtiéndose en una auténtica pasión para millones de personas diariamente. Muchos de ellos, su acceso es gratuito u ofrecen momento de ocio que hacen olvidar al protagonista en cuestión, sus obligaciones diarias tanto laborales como familiares, aunque sea únicamente por unos instantes.

Cualquier persona que se enfrente a estos tipos de juego debe demostrar unas cualidades básicas que puede hacer que salga victorioso. La calma y la gestión de las emociones en momentos clave puede marcar la diferencia entre un buen jugador y el mejor de los usuarios de estas plataformas.  Aunque existen también voces críticas que ven en estas actuaciones efectos nocivos para la salud del jugador online, está demostrado que los beneficios son del todo tangibles.

El sector del ocio interactivo a través de los videojuegos y de los casinos online son ya un hecho. Año tras año aumentan el número de personas en todo el mundo, que son fieles a la cita con este tipo de diversión. ¿Hasta dónde llegará el progreso económico y social de esta actividad?