colores

OPOSICIÓN AL GOBIERNO DE PEDRO SÁNCHEZ

Desde el levantamiento de la presa de los ERE y toda la amalgama de corruptelas que tenía la Junta de Andalucía, los silencios -digamos administrativos- y toda la parafernalia de los años que tenemos a cuestas entre La Emperatriz de la Magistratura, la Jueza Alaya a nuestros días, hemos oído muchas noticias sobre las audaces maniobras delictivas que mantuviera algunos personajes de esta feria. De vez en cuando hemos tenido noticias de esta malversación de fondos públicos desde hace la friolera fecha a principio de los años 2000, hemos tenido tormentas, rayos y truenos sobre este magno caso sufrido en Andalucía.

Todos conocemos las trapicheadas y comentadas declaraciones en los distintos tribunales donde estos “generosos empleados y guardianes del diarero público andaluz” llegaron hasta emplear dinero de la Junta en varias rutas de mujeres de alterne, que queda mas limpio y más honesto, ¿verdad? en los que llegó a gastar 32.566 euros con cargo a los presupuestos públicos de la Junta de Andalucía entre los años 2004 y 2010. Solamente con los 10 años, al parecer, de este trapicheo, creo que ha habido tiempo para dejar de finiquitado, sestear y darle lumbre, al menos en este caso. Ahora me pregono porqué se marchó la Juez Alaya. Se comenta, se alude en este reino andaluz de Caifás, había más de 1000 “trabajadores “casi todos enchufados y conexionados a esta agencia fantasma anexa a los ERE. Donde se debían formarse los parados andaluces.

Una agencia de colocación en la que el carné del PSOE aseguraba un buen sueldo (a veces por leer la prensa o dormir la siesta). Un instrumento para esquivar los controles e inyectar millones de euros públicos a discreción en empresas afines, las cuales sirvieron para desvalijar y saquear los fondos con los que, en teoría, debían formarse los parados en Andalucía. Todos hemos conocido los avatares por los que han caminado estos ERE de la desvergüenza y cinismo de unos políticos amigos de los ajeno. Y, como, no hemos tenido ferias, los farolillos de colores se mezclan en esta Andalucía de pandereta.

Sería de un cinismo por mi parte, seguir comunicando sobre este tema, escabroso y monstruoso, pero si hay una reflexión que me hago y la expongo a vuestra disposición. ¿No ha tenido tiempo de solucionar la ley, meto toda la ley, la que tiene los ojos tapados y la que echa la mirada hacia otra parte? Estando escribiendo esto mi señora me dice: ¿Pepe, a lo mejor no han tenido tiempo por el Covid-19? Porque estoy segura que también han estado en confinamiento. La miro, me callo y así estoy más guapo.