OPOSICIÓN AL GOBIERNO DE PEDRO SÁNCHEZ

El 26 de junio de 1977 es asesinado en La Puebla de Arganzón (Burgos) el policía VALENTÍN GODOY CEREZO. El agente llevaba seis meses destinado en Vitoria, donde compartía una vivienda con un compañero de trabajo. Anteriormente estuvo destinado en Miranda de Ebro, formando parte de una de las compañías de Reserva de la Policía que se enviaban al País Vasco para reforzar las plantillas ordinarias.

Valentín fue asesinado de tres disparos en un crimen sin testigos. Su cuerpo se encontró en la localidad de La Puebla de Arganzón, en el límite entre Álava y Burgos. Su vehículo, un Renault 12, estaba con las luces encendidas cuando fue localizado a las 11:00 horas por una patrulla de la Guardia Civil de Tráfico junto a la carretera Nacional-I. El cuerpo del agente aparecía reclinado sobre el asiento derecho, con varios impactos de bala en la cabeza realizados a corta distancia y desde la parte posterior.

Su asesinato fue reivindicado por un desconocido grupo autodenominado Doble G (Gazte Gudaroste-Ejército Joven) mediante una llamada al diario Deia. Durante los primeros días no se dio credibilidad a esta reivindicación. Finalmente se descartó el asesinato común y se atribuyó la muerte de Valentín a ETA.

Valentín Godoy Cerezo era natural de Santa Amalia (Badajoz), donde fue enterrado. Allí su familia explotó un cine durante muchos años. Tenía 27 años y estaba soltero. Trabajaba como practicante en la enfermería del cuartel de la Policía Armada. El 17 de marzo de 2000, el Consejo de Ministros le concedió la Gran Cruz de Reconocimiento Civil a las Víctimas del Terrorismo.

Fuente